POEMA ZONA CATASTROFICA - Domingo F. Faílde

No toleran los dioses la felicidad
de los hombres. Perversos,
sin duda, bienestar, placer o dicha,
que el orden contravienen
o desafían la espada
o arrancan a los astros sus secretos designios,
porque son como antorchas
e incendian los templos,
hurtándose al arbitrio del resplandor que ciega.

Penumbra y vituperio,
envuelvan la insolente casta del albedrío;
sólo llanto merezca la fiebre del audaz
y no encuentre reposo entre vivos ni muertos
quien osó sostener la mirada a la luz.

Y mientras al dolor el arúspice invoca
y bendice al sumiso y al triste agasaja,
niega la tierra el fruto que el cielo ha aniquilado,
retumban los sillares al galopar asirio
y adviene de las lágrimas el reino,
begin to begin.

Tambien puede leer..

SIRIPO (ESCENA XIII) MIRANDA LUCIA - Manuel José Lavardén
SEÑALES DE ALARMA - Luis Raúl Calvo
A MI MADRE LE DECIAN LOCA - MAx Dextre
PRO NOBIS - Jorge Valdés Díaz - Vélez
VOLVIA A CASA - Luis Cardoza y Aragón
DE JOSÉ ANTONIO DOMÍNGUEZ
CAZADOR - María Antonieta Flores
SARA - Daniel Chirom