Poemas de AÍDA ELENA PÁRRAGA


A que me voy a aferrar
Si no es a la risa que dejaste
colgada en el respaldo de la cama?
Cómo voy a sobrevivir estas distancias,
Si no es amarrada a tu palabra?

Amor sintiendo
Dónde están mis ganas de decir tu cuerpo
De hablar de tus olores… de tus fuegos
Dónde la necesidad de decirte amor: "te quiero"
Te quiero amor tan dentro.

Autobiografia
Esa mujer que ves ahí
no tiene nada.
Sus manos no saben de anillos
pero anidan mariposas,

El fuego y sus misterios
Yo conocí el secreto del fuego
mucho antes que el primer
bosque se incendiara.
Antes aún de aquella hoguera,

Injusticias
Lo injusto no son estas paredes,
tan asquerosamente limpias
de ventanas,
ni la blancura estridente

Locura uno
Con esta locura de abatidas alas,
que se le contagia hasta a las nubes,
que anda rebotando de imagen en espejos,
que no conoce ancla,

Margarita te quiero contar un cuento...
Estoy a punto de caer
en el pozo avellana
de tus ojos...
Me aferro a mis razones,

Metamorfosis
Hay días en los que me despierto
convertida en agua:
Toda húmeda,
sin fondo,

Mujeres
Yo he visto a una mujer nacer del agua
con el vientre cargado de promesas,
con el mundo retozando en sus espaldas.
He visto sus ojos que imaginan

Quedate
como se quedan las estrellas
prendidas en la nada.
Quédate
como se queda el olor

San telmo
Todos los días
prendida de tu sombra
como rayo de sol buscando abrigo,
prendida por tu piel

Solo
acompañado por los jades de la hierba
llora el ciruelo
su corazón roto.
Allá, donde nada crece,

Terminal de o.
El pequeño demonio,
encorvado,
flaco y harapiento,
con los ojos inyectados de thinner

Tu espalda
es la tabla de mi único
mandamiento,
la arena en que se hunden
mis manos saladas de deseo,

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru