Poemas de ÁLVARO MENÉN DESLEAL


Arco iris
Hamaca de siete paños
en que se mece la brisa.

Listón que han puesto las nubes

Dame la mano, antipoda...
Dame la mano, Antípoda. Tú, el hombre de ese lado;
yo, el hombre de este lado.
Pudiente o proletario, sencillo o complicado,
dame la mano.

Estoy en un apuro
Estoy en un apuro, lo confieso.
Pronto voy a inaugurar un hijo inédito;
y aunque me halaga ver que a de afirmar mi varonía,
puesto no soy precisamente un Creso

La verdad, eso es todo
¡Vamos! ¡De nuevo no me acoséis,
no hagáis preguntas huecas
y mucho menos esa.
La intención inicial era un paseo,

Oidlo: esta es mi voz
Oídlo: esta es mi voz y este es mi acento
y es esta su más casta vestidura.
Esta es mi voz que se fugó en el viento
de los fieles cristales de su altura.

Oracion que ayuda a bien condenarse a un tirano
Señor,
cuando se muera —porque, como el tiranosaurio, por grande y por feroz que sea, por agrio y bien armado que esté, ha de morir, y será entonces como un pequeño volcán de huesos sobre el

Piedras
Me ha caído un pozo encima
me apedrean los hijos de mis padres,
los hijos de otros padre, mi mujer,
mis amigos -¡hasta aquél!-

Recetas a una vieja burguesa para que sea feliz del todo
Sepulta cuidadosamente las páginas insólitas de
viejos cascarrabias como Marx, el gran culpable;

destruye hoja por hoja los versos de Rambaud,

Romance de san andres
Se ha cubierto el San Andrés
de un amarillo amarillo,
a la luz del sol semejante
por lo encendido encendido.

Toma y daca
El negocio es sencillo: toma y daca.
Aún me resta un poco que he de dar
a vosotros.
Después se rinden cuentas, es verdad,

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos

Siguenos en Facebook



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru