Poemas de ÁNGEL GARCÍA ALLER


Carta a esteban carro, amigo, en esta ausencia
Sigue en pie
la ciudad. Sólo pudiera
decirte que las piedras endurecen
el silencio más hondo

Cuando toda la casa se derrumba
I

ocurre
a veces que sentado

El ahorcado
"Aun muerto sin embargo
el brillo de sus ojos,
decían, revelaba
una incurable soledad"

El hombre, la palabra y el recuerdo
He aquí
el hombre que acontece
cotidiano como el pan o como el aire
alfarero de la luz, el que renace

El viejo clochard
"...innumerables cuerpos
hermanados
por una herida fresca en todo el pecho"
(Virgilio Garsaball)

Posdata para prevenir la noche
De una carta sin fecha a César Vallejo

Olvidaba decirte que madre sigue repartiendo cada tarde, en la sala de arriba, aquellas hostias de tiempo con que pretendíamos saciar el hambre de

Quevedo
¡Ah del convento! ¿Nadie me responde?

Busco a un hombre
que un día llegó aquí

Tercer gesto
A Araceli, desde la vida

Siento
tus raíces en el pecho, una evidencia


Tambien puede leer..

EL ENFERMO IMAGINARIO - Moliera
GEORGE WASHINGTON CARVER - Lourdes Gil
EJECUCIONES (III) - José Carlos Becerra
CHE 1997 - Mario Benedetti
UNA VACANTE IMPREVISTA - J. K. Rowling
CANTO XXVIII - Hugo Lindo
DECIMAS - Orlando González Esteva
CUANDO ME VAYA - José Antonio Dávila