compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas de Antonio Cisneros


Cafe en martirok utja
y una estufa de fierro.
Bebes el vino junto a la única ventana:
un autobús azul y plata cada cinco minutos.
Pides el cenicero a la muchacha

Canto ceremonial contra un oso hormiguero
y la barriga
abundante
blanda


Cuatro boleros maroqueros

Con las últimas lluvias te largaste
y entonces yo creí
que para la casa mas aburrida del suburbio

Despues de corregir las pruebas de amaru en la imprenta, 1967

Anochece sobre la línea del tranvía.
Los avisos luminosos de Limatambo
son más lejanos aún que las estrellas.

Dos soledades

Y en este patio, solo como un hongo, adónde he de
mirar.
Los animales de piedra tienen los ojos abiertos

El cementerio de vilcashuaman
las cruces azules,
las cruces amarillas:
flores de palo entre la tierra de los hombres
y el espacio que habitan los abuelos.

En el 62 las aves marinas hambrientas llegaron hasta el centro de lima
la migración de primavera:
las tribus y sus carros de combate sobre el pasto, los templos,
los techos de los autos.
Nadie los vio llegar a las murallas, nadi

En las tierras mas verdes
De atrás del Tropezón venía el agua, pucha madre, todo el año venía.
A veces despaciosa y pálida como muchacha flaca.
Pero en enero cantaba más alta que los muros del canal.
Sól

Es mi hijo menor
Es mi hijo el menor. El que tenga ojos de ver no tenga duda.
Las pestañas aburridas, la boca de pejerrey, la mismita pelambre del
erizo.


La araña cuelga demasiado lejos de la tierra
tiene ocho patas peludas y rápidas como las mías
y tiene mal humor y puede ser grosera como yo
y tiene un sexo y una hembra -o macho, es difícil
saberlo en las arañas- y dos o t

Las estaciones
1. Primavera

Cuando lleguen los tiempos
de la fiebre del oro, qué felices

Las salinas
Yo nunca vi la nieve y sin embargo he vivido entre la nieve toda
/mi juventud.
En las Salinas, adonde el mar no terminaba nunca y las olas eran
/dunas

Naturaleza muerta en innsbrucker strasse
Mucha fe.
Al menos se deduce por sus compras
(a crédito y costosas).
Casaca de gamuza (natural),

Para hacer el amor
sobre los ojos de la muchacha, tampoco es buena la sombra
si el lomo del amante se achicharra

para hacer el amor.

Paracas
Desde temprano
crece el agua entre la roja espada
de unas conchas


Taberna
En las tinieblas los cuerpos envejecen
sin que nadie repare en el escándalo.

Un rostro amable y terso se confunde

Tercer movimiento (affettuosso)
debe evitarse un sol muy fuerte sobre los ojos de la muchacha,
tampoco es buena la sombra si el lomo del amante se achicharra
para hacer el amor.
Los pastos húmedos son mejores

Tranvia nocturno
Sido como fui el fauno real de Niza, la pantera -de
Argel- en el Hyde Park, gárgola alegre del
valle de Huamanga,
oh vedme convertido en el gorgojo tuerto del Danubio:

Un perro negro
Un perro. Un prado.
Un perro negro sobre un gran prado verde.

¿Es posible que en un país como éste aún exista un perro

Una madre habla de su muchacho (chilca, 1967)
Las pestañas aburridas, la boca de pejerrey, la mismita pelambre del
erizo.
No es bello, pero camina con suma dignidad y tiene catorce años.
Nació en el desierto y ni

Una muerte del niño jesus
Mis ojos sin embargo están clavados en la mecha reseca.
Ciego ante las tinieblas como es ciega la polilla ante la luz.
Mis ojos de carnero degollado. Pobre mierda: lechuza de las dunas

Y antes que el olvido nos
nombrar el tambo de Gabriel
y el pampón de los perros y el pozo seco de Clara Vallarino y
la higuera del diablo.
Y quiero recordarla antes que se hunda en to

Y van a decir que canto
Y van a decir que canto
desde la vanidad (o la ignorancia).

Ya no me importa, ratas,

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Siguenos en Facebook

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru