Poemas de ANTONIO MARTÍNEZ SARRIÓN


A ti, casi innombrable
Tierra que vas a los mares
de sola tu luz vestida
Dámaso Alonso


Ahora es el momento
en aquellos inicios de la vida discente
el amor: serpentinas
próceres de latón en las altas columnas
por cierto trasnochábamos tila a veces

Derecho de conquista
Con qué empeño la luz
quiere arropar, velada, la paz de la mañana
de manso mar y silenciosas calles
y de ese modo levantar el solio

Deriva
Paraísos que nunca se perdieron,
se hallaban emboscados simplemente
en las encrucijadas del futuro
adoptando las formas más disímiles:

El cine de los sabados
maravillas del cine galerías
de luz parpadeante entre silbidos
niños con sus mamás que iban abajo
entre panteras un indio se esfuerza

La chica que conoci en una boda
fue la prima que entonces se casó
luego hubo baile
piano y batería mucho vino
yo diría que gentes más bien pobres

Quesia
Era mansa, algo necia y se aovillaba
casi reciennacida en la caja de dulces
con un retal de fieltro a guisa de colchón.
Luego exploró la casa miedo a miedo


Tambien puede leer..

LA NIÑA EXTRAÑA - Ana Emilia Lahitte
TIENEN LAS CAPUCHINAS... - Diego Dublé Urrutia
GLORIA FUERTES QUE ESTAS EN LOS CIELOS - Belén Reyes
CANTO PARA DORMIR A UN NEGRITO - Emilio Ballagas
LA MONJA GITANA - Federico García Lorca
TERCER MOVIMIENTO (AFFETTUOSSO) - Antonio Cisneros
QUE ES AMOR - Jorge Manrique
RESPONDE - Carlos Augusto Salaverry