compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas de Blanca Varela


A lo mejor eres tu mismo
A lo mejor eres tú mismo
el tren que pita y se mete bajo tierra
rumbo al infierno o la estrella de chatarra


A media voz
la lentitud es belleza
copio estas líneas ajenas
respiro
acepto la luz

Asi debe ser
el cielo rabiosamente cruzado
por nubes grises, violetas
y naranjas
y su voz

Bodas
el colibrí y su amante.
Dos piedras lanzadas
por el deseo
se encuentran en el aire.

Canto villano
Y de pronto la vida en mi plato de pobre
Un magro trozo de celeste cerdo aquí en mi plato
Observarme observarte
O matar una mosca sin malicia

Casa de cuervos
por tantas y tan pobres flores del mal
por este absurdo vuelo a ras de pantano
ego te absolvo de mí
laberinto hijo mío

Curriculum vitae

Digamos que ganaste la carrera
y que el premioera otra carrera
que no bebiste el vino de la victoria

Dama de blanco
esto la poesía
la carne fatigada
el sueño el sol
atravesando desiertos

Destiempo
I
Se fue el día,
las escamas del sueño giran.


Dialogo
Él abre la boca
es roja por dentro
ella abre los ojos
su córnea es blanca

Ejercicios
como una gran batalla
me arroja en esta arena
sin más enemigo que yo
yo y el gran aire

Es fria la luz

Es fría la luz de la memoria
lo apenas entrevisto brilla
con insistencia

Escena final
He dejado la puerta entreabierta
soy un animal que no se resigna a morir

a eternidad es la oscura bisagra que cede

Fuente
mi ojo pequeño y triste
se hizo hondo, interior.

Estuve junto a mí,

Futbol
como con una pelota

báilala
estréllala

Hoguera de silencios
crepitar de lamentos
por el camino de la carne
sangre en vilo
se llega al mundo

Juego amoroso
a dos o tres centímetros del vacío
no se mirará nada preciso
la polvareda que pasa
el inesperado cortejo de plumas

La leccion
te apretaré entre mis manos
y todas las puertas cederán
y lo veré todo y la sorpresa
no quemará mi lengua

La muerte se escribe sola
una raya negra es una raya blanca
el sol es un agujero en el cielo
la plenitud del ojo
fatigado cabrío

Morir cada dia un poco mas
recortarse las uñas
el pelo
los deseos
aprender a pensar en lo pequeño

Nadie nos dice
voltear la cara contra la pared
y
morirnos sencillamente
así como lo hicieron el gato

Puerto supe

Está mi infancia en esta costa,
bajo el cielo tan alto,
cielo como ninguno, cielo,

Strip
si lo tienes
quítate el pelo
que te abandona
quítate la piel

Una ventana
(La flor helada, la desconocida cabeza que
me acecha se descuelga y da voces),
yo miro las paredes y sus frutos redondos y veloces,
hago cálculos, sumo piedras, cenizas, nub

Visitacion
en un cajón
en su pequeño lecho de crespón

afuera el ángel vuela

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Siguenos en Facebook

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru