Poemas de CARLOS BARBARITO


Carmides (i)
¿En sueños? Lenta lluvia de hojas
secas, que aún no concluye. Por el aire,
lo que sin dar sombra se difunde,
lo que sin luz aparente deslumbra.

Carmides (ii)
En silencio, con los ojos abiertos,
se sumerge. Sin testigos.
Lejos de los barcos pintados,
de los remos, del Pez

Carmides (iii)
Un árbol desatado, suspendido sobre la corriente.
Las preguntas de los tallos, en la savia la respuesta.
¿Quién se desnuda, se pinta el vientre,
se ofrece a la casi luz, casi pe

Carmides (iv)
¿Es la vigilia ahora? Relámpagos.
Lejanos, detrás de los últimos árboles.
Tiene que haber un hombre allá,
con él una mujer. Huesos,

Carmides (v)
En el sitio de las olas, pozo.
Barco de frágiles vértebras, donde existo.
Se hiela la memoria al borde
de un seno oscuro, ciego. Exilio.

Carmides (vi)
Enfrente, figuras puestas en hilera,
desnudas o apenas vestidas
con retazos de lo que pudo ser
y no fue. Ligera niebla

Carmides (vii)
En este suelo, diseminados. Arriba,
cuanto hiela. Abajo, cuanto arde y crepita.
Sopla un juicio confuso,
que no distingue culpables

Como es ahora el mar...
¿Cómo es ahora el mar?




Desde siempre, doble: torbellino...
(A Federico Klemm, en memoria)


Desde siempre, doble: torbellino,

Excluida la idea de la inmortalidad...
(A Marianne Moore)


Excluida la idea de la inmortalidad,

Grosmont castle: the great chimney
Otros son los muertos. Flotan
en el silencio del mediodía, nostálgicos
de la saciedad y la sed. Se alejan,
no se alejan Tienen ojos que no usan,

Grosmont castle: the great chimney (ii)

Pensar el mar, ante paredes de piedra,
el mar inundando las esquinas,
las casas, los cuartos donde se ama o mata.

Grosmont castle: the great chimney (iii)

¿Y por qué llorar a los muertos?
¿Por qué soñar y despertar y volver a soñar?
¿Cómo obtener abrigo

Hummingird
Forma que adopta un pensamiento,
madera de sueño, vida ingrávida;
al alcance de la mano, siempre lejos,
entre las ramas del árbol plantado

Maria gracia subercaseaux, espejo
Los ojos abiertos, cuando está oscuro,
los ojos cerrados, cuando estalla
el relámpago. ¿Qué
falla en el instante puro,

Nada crece excepto el pasto...
And my heart owns a doubt
Whether´tis in us to arise with day


No todo lodo viene de la lluvia...
No todo lodo viene de la lluvia
ni toda desnudez supone deseo.
Una sombra no significa presencia de luz.
La luz se rompe cuando parece más fuerte.

Respira. apenas eso...
Respira. Apenas eso. En la veloz
evaporación del milagro, de ceniza a ceniza.
Del bromo, algo que roba poco a poco el aire.
No hay testigos; en lo que queda de mundo,



Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
SUMA - Luz Méndez De La Vega
MUSCULO DEBIL, JAZZ - Genaro Ortega Gutiérrez
RIMA LVIII - Gustavo Adolfo Bécquer
VEHICULO - Gerardo Deniz
QUIEN SE HA LLEVADO MI QUESO - Johnson Spenser
DICEN QUE ME CASE YO - Gil Vicente
INVOCACION - Juan de Mena
TRADICION DON DIMAS DE LA TIJERETA - Ricardo Palma

Poemas mas leidos

La ciudad nomade - María Negroni
Sin poesia la humanidad agoniza - Alfredo Lavergne
Poema xix de la montaña hendida - Eduardo Moga
Nocturno - Julio Cortázar
Mi corazon perdido - José María Hinojosa
Retrato - Antonio Machado
Ars vivendi - Italo López Vallecillos
La sed insaciable - José Ángel Buesa
Una luciernaga bajo la lengua - Coral Bracho
Gramatica de papa - José Kozer


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru