Poemas de CHARLES BAUDELAIRE


¿qué dirás esta noche, pobre alma solitaria?
les Baudelaire -

¿Qué dirás esta noche, pobre alma solitaria?
¿Qué dirás, corazón marchito hace tan poco,
A la bella, a la buena, a la adorada

A la muy querida, a la muy bella
les Baudelaire -

A la muy querida, a la muy bella
Que llena mi corazón de claridad,
Al ángel, al ídolo inmortal,

A la que es demasiado alegre
rles Baudelaire -

Tu cabeza, tu gesto, tu aire
Como un bello paisaje, son bellos;
Juguetea en tu cara la risa

El enemigo
les Baudelaire -

Mi juventud fue sólo tenebrosa tormenta,
Por rutilantes soles cruzada acá y allá;
Relámpagos y lluvias la hicieron tan violenta,

El extranjero
rles Baudelaire -

-¿A quién quieres más, hombre enigmático, dime,
a tu padre, a tu madre, a tu hermana o a tu hermano?
-Ni padre, ni madre, ni hermana, ni hermano tengo.

El perfume
rles Baudelaire -

Lector: ¿Alguna vez, por suerte has respirado
Con morosa embriaguez, con avidez golosa
El incienso que invade la nave silenciosa,

El vampiro
les Baudelaire -

Tú que, como una cuchillada;
Entraste en mi dolorido corazón.
Tú que, como un repugnante tropel

El vino de los amantes
les Baudelaire -

¡Hoy es espléndido el espacio!
Sin freno, ni espuelas, ni brida,
Partamos a lomos del vino

El yo pecador del artista
les Baudelaire -

¡Cuán penetrante es el final del día en otoño! ¡Ay! ¡Penetrante hasta el dolor! Pues hay en él ciertas sensaciones deliciosas, no por vagas menos intensas; y no hay punta m

La belleza
rles Baudelaire -

Bella soy, ¡oh mortales!, como un sueño de piedra,
Y mi seno, que a todos siempre ha martirizado,
Para inspirar amor a los poetas medra

La destrucción
les Baudelaire -

El demonio a mi lado acecha en tentaciones;
Como un aire impalpable lo siento en torno a mí;
Lo respiro, lo siento quemando mis pulmones

La pipa
rles Baudelaire -

Soy la pipa de un escritor:
Dice bien claro mi pergeño
De cafre, que tengo por dueño

Los gatos
les Baudelaire -

Los amantes fervientes y los sabios austeros
Adoran por igual, en su estación madura,
Al orgullo de casa, la fuerza y la dulzura



Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
GIANFRANCESCO STRAPAROLA
PIDO LA PAZ Y LA PALABRA - Blas de Otero
“El dinero da seguridad, te defiende, te permite gozar a fondo de la vida sin preocuparte por el mañana. La única felicidad que se puede tocar.”
UNA MUERTE DEL NIÑO JESUS - Antonio Cisneros
YO NO LO SÉ DE CIERTO, PERO SUPONGO… - Jaime Sabines
PRESAGIO - Antonio Fernández Lera
MCMLXXXIII/7 - José Antonio Cedrón
TONO CUARTO - Manuel del Cabral

Poemas mas leidos

Doña luz xvii - Jaime Sabines
Si una guitarra triste... - Atahualpa Yupanqui
Vida - Griselda Álvarez Ponce de León
Y ahora, que - Jaime Augusto Shelley
A mi morena - Candelario Obeso
El manantial - Taub
El prodigo - Olga Orozco
Tijera - Marta Leonor González
Como escribir con erizo (2) - Octavio Armand
Marcha triunfal - Ruben Dario


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru