Poemas de DANIEL GARCÍA HELDER


Carta debajo del sapo
El sapo común, que con la lengua caza los bichos al vuelo
y salta, chueco, trillando los yuyos tórridos y espoleando
las sombras, pardo, noctámbulo, bufón de la zanja,
debe sin

Dale, dale, la mano que sostiene en lo alto la linterna...
Dale, dale, la mano que sostiene en lo alto la linterna
empieza a aflojar, es ahora, da dos pasos, uno, dos, tus primeros
sigilosos pasos en la arena del otoño, uno más y ya son tres,
El ornitorrinco


En el campo de los arocena
Y a la vuelta del granero, tres ratas de oscuro y húmedo pelambre, rudas, ojos de confite, que salen despedidas por la boca de un desagüe, una atrás de otra, como por un recto. Hace apenas un instant

Un amante de la comedia humana no deberia hacer pactos de pudor con sus semejantes
A mí dame las nubes, ellos
pueden quedarse con el viento
ahora sin nada para empujar.
El grito del afilador, las hojas curtidas

Una advertencia
Una alambrada donde se cruzan
tallos de distintas zarzas y unas pocas
cañas emergen con sus penachos entre flores
acampanadas, tampoco muchas, de un color

Xi (aca el agua esta muerta de verdad)
El sol deformado tras un culo de botella
en un cielo con emplomaduras sobre
la cabecera del puente, negros los fierros,
negra el agua, gris sucio el smog por toda conciencia

Yace
Un bel morir tutta la vita onora.
Lo the fair dead!



Tambien puede leer..

PAISAJE CON DOS TUMBAS Y UN PERRO ASIRIO - Federico García Lorca
EL SILENCIO - Francisco Pino
DESOLACION ABSURDA - Julio Herrera y Reissig
UN PUÑADO DE TIERRA - Herib Campos Cervera
GRANDES, MAS QUE ELEFANTES Y QUE ABADAS - Luis de Góngora
EL RASTRO DE TU SANGRE EN LA NIEVE - Gabriel García Márquez
HOMBRE MORTAL - Felix Lope de Vega
CANCION DE LA NOCHE LARGA - Franklin Mieses Burgos