Poemas de Eduardo Langagne


Aquel tren
Yo era un niño

En el tren a Chihuahua
el paisaje era un frágil futuro

Atencion
Entre la multitud
puedes reconocerme, amor:

yo soy el que va cantando.

Breve historia
Yo venía de otros bullicios
ella traía también en sus silencios
algunos rastros que la vida deja.


Busquedas
si un hombre busca su corazón
en una calle
donde todos pasan
y se camina como si el mundo fuera otro

Canto por el hombre que bebia musica
Ebrio viene el hombre nuestro
En sus piernas arrastra el secreto de Dios

Tropieza con el aire como un pájaro ciego

Carta a gelman fechada el tres de mayo
En este día bebíme tres cervezas por usted,
por Juan y juan, indistintamente hombre o poeta;
conspiré por la poesía toda,
escribí un poema de amor

Dispersiones
I


ella tiene el pelo corto y su cara toma los más

En el sueño la imagen
En el sueño la imagen se advierte en blanco y negro;
es un espacio incierto, igual que las palabras.
Los ojos adivinan de aquel cuerpo el contorno,
las sombras, los oídos. Los odi

Esta mujer y yo
Esta mujer y yo, que sumamos un siglo,
nos unimos en el beso original
bajo un desnudo encino,
sobre un lecho de hierba,

He emblanquecido mi pelo...
He emblanquecido mi pelo
en busca de una virtud;
no perdí la juventud,
pues la invertí en ese anhelo.

La mesa del escribano
“No soy un escritor,
soy un escritorio”,
habría trazado Pessoa
con un íntimo ritmo marítimo

La vieja fotografia
El que fui hace veinte años me mira en el reposo
de su fotografía barbada y expectante.
Va subiendo en el bonde del noble corcovado,
habrá de retratarse otra vez junto al Cristo

Me pondre la manzana
                              Guillermo Tell no comprendió a su hijo
        que un día se aburrió de la manzana en la cabeza
                                                          

Muerte de rilke
                    ¿Dónde leí que Rainer María Rilke murió por la
                    infección que le produjo pincharse la mano con la
                    espina de una rosa?


Navegantes
Navegar é preciso
viver não é preciso

Si la constelación indica el rumbo

Percusiones (canto grave para tambor solo)
madre
madre muerta

mi tambor sobre tu tumba madre muerta

Persona, personae
Disculpe usted, Fernando, su Persona de múltiples poetas,
Simulación, amaño, sin duda es fingimiento literario.
Usted pensaba, creo, que al tener en la sombra la poesía
Que hicier

Piedras
no tenemos la casa todavía.
tenemos piedras; algunas.
trozos de pan, algo de vino tenemos
pero la casa no;

Poema encontrado en un rincon
Los amantes fueron un día adolescentes
se arrancaron con furia el cordón umbilical
para entrar en algún cálido lugar de la mañana


Que hago con mi corazon...
¿Qué hago con mi corazón?
¿Lo dejo que siga inquieto?
¿Lo impugno duro? ¿Lo reto?
¿Lo incluyo en esta canción?

Siempre la rosa
Has dicho rosa:
                    rosa,
                    rosa,
      pesada rosa

Soneto del domingo
Llega el domingo con su magia absorta, me habían contado ya de su llegada, del fatídico tedio de la nada, del derroche del mundo que lo aborta. No hay voces que resuenen en la corta humedad que se exp

Una vez lo dije pero ahora ha vuelto a suceder
Esa mujer paseaba con su aroma

Un día trajo
sus labios acostumbrados a la guerra

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru