Poemas de Elías Nandino


Aventura
No sé cómo viniste hasta mis manos
a llenar las tinieblas de mi lecho,
y a juntar tus encantos con mi pecho
realizando las horas que gozamos.

Busqueda espacial
I

Antes de haber nacido, cuando apenas
en las galaxias era calofrío,

Confesion
El poema íntimo,
el que no escribo:
solo
lo cohabito con

Crimen
¡Qué puñalada
le ha propinado el viento
a la gra

Decimas a mi muerte (i)
He de morir de mi muerte,
de la que vivo pensando,
de la que estoy esperando
y en temor se me convierte.

Decimas a mi muerte (ii)
De tanto saberte mía,
muerte, mi muerte sedienta,
no hay minuto en que no me sienta
tu invasión lenta y sombría.

Decimas a mi muerte (iii)
Sufro tu cauce sombrío
que bajo mi piel avanza
fatigando mi esperanza
con su oculto desafío.

El mismo amor
a J.G.M.




Idilio incorporeo
¿Por qué temer a la muerte, sí es ella la que
diariamente desciende por las noches,
a dormirnos y a dormir con nosotros?


Intima
Estás en mí, como latido ardiente,
en mis redes de nervios temblorosos,
en mis vetas de instintos borrascosos,
en los mares de insomnios de mi frente.

Mi primer amor
El azul es el verde que aleja
-verde color que mi trigal tenía-;
azul... de un verde, preso en lejanía,
del que apenas su huella se despeja.

Milagro
Con mis labios valoro tu presencia
ungida en sombra -oscurecido vino-
siguiendo el suave litoral marino
de la medrosa flor de tu inocencia.

Nocturno
Cada mañana, al despertar, resucitamos;
porque al dormir morimos unas horas
en que, libres del cuerpo, recobramos
la vida espiritual que antes tuvimos

Nocturno cuerpo
Cuando de noche, a solas, en tinieblas,
fatigado de no sé qué fatiga
se derrumba mi cuerpo y se acomoda
en la impasible superficie oscura

Nocturno difunto
A la memoria de mi padre

En vida nunca pude llevarme con mi padre.
Cuando este murió, la muerte, milagrosamente,

Nocturno llanto
Ese llanto invencible que brota a media noche,
cuando nadie nos ve ni nuestros propios ojos
pueden atestiguarlo,
porque es llanto reseco, privado de su sal,

Para que me defiendas
Levántame la vida,
deja lamer tu piel
navegar tu marca
en estos cuantos días

Perfeccion fugaz
Para el poeta Carlos Pellicer




Poema en tu cuerpo
¿Por qué no soy yo tu cuerpo
sobre mi cuerpo desnudo
para abrazarme a mi tronco
y sentir que soy yo mismo

Si hubieras sido tu
                    a Xavier Villaurrutia


Si hubieras sido tú, lo que en las sombras, anoche,

Tardio aprendizaje
Para soportar
estos años aciagos,
amargos,
de apretado silencio

Verdad bronca
Entre tus piernas
y las mías
hay un axioma
que no admite teo

Vivo y me desvivo
¡Longevidad maldita!
¿por qué si soy ceniza
mi cerebro está en brama
y mi lujuria cunde

Voz de mis soledades (i)
Estoy solo en el grito inesperado
que lanzo en mi sabor de oscuridades
para llenar de voz mis soledades
y revivir mi ser deshabitado.

Voz de mis soledades (ii)
al General Eduardo Hay




Voz de mis soledades (iii)
No sé cómo mirar para encontrarte,
horizonte de amor en que me excito,
distancia sin medida donde habito
para matar las ansias de tocarte.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru