Poemas de Fabio Fiallo


Astro muerto
La luna, anoche, como en otro tiempo,
como una nueva amada me encontró;
también anoche, como en otro tiempo,
cantaba el ruiseñor.

El silencio de unos ojos
Qué me dicen tus dulces ojos negros,
tan cargados de sombras, ¡oh, adorada!
que en la noche me basta su recuerdo
para llenar mi corazón de lágrimas.

En tierra de quisqueya
Gloriosos argonautas que en el «9 de Julio»
desplegáis a los vientos un blanco pabellón,
cuando en el lar nativo pregunten vuestras damas
cómo son en Quisqueya campos y cielo y

Era una tarde
¡Oh, mi amada! ¿te acuerdas? Esa tarde
tenía el cielo una sonrisa azul,
vestía de esmeralda la campiña
y más linda que el sol estabas tú.

Golgota rosa
Del cuello de la amada pende un Cristo,
joyel en oro de un buril genial,
y parece este Cristo en su agonía
dichoso de la vida al expirar.

Plenilunio
A Américo Lugo

Por la verde alameda, silenciosos,
íbamos ella y yo



Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
EL PINZON REAL - Alberto Blanco
EL TESTIGO - Dionisio Aymará
LO QUE EL VIENTO SE LLEVO - Margaret Michell
MEMORIA - Dionisio Ridruejo
MARIANELA - Benito Pérez Galdós
DEL CIPRES - Héctor Rosales
SABOR A LUTO - Otto Rene Castillo
FIN Y PRINCIPIOS - Francisco Urondo

Poemas mas leidos

Te necesito - Gian Franco Pagliaro
Oracion a la bandera - Abraham Valdelomar
Dale, dale, la mano que sostiene en lo alto la linterna... - Daniel García Helder
Advertencia a los uropeos cosquillosos - Hilario Ascasubi
Que vendaval de arena - Esperanza Ortega
Arabiga de la sombra - Lil Picado
Respuesta - Catalina de Zúñiga
Noche oscura - Santarini
Verdadera catastrofe - Eduardo Anguita
Cartas interdimensionales (6) - Juana Rosa Pita


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru