Poemas de Federico Hernández Aguilar


Algarabia de mi sombra
Encontré el soneto sobre mi cama.

Un olvido, aparentemente.


Biblico tambien
Usted quédese amando al prójimo

A mí la que me gusta es la prójima


Como dios manda
Hay que mandar como Dios manda
que en eso es un experto el tal Dios
porque nunca nadie le mandó crearnos
y sin embargo le dio por sacarnos del polvo

Descifrando el pan
                                Aunque es alto Su nombre,
                              me ha dado, aquí en el pan,
                              un informe secreto.
             

Divertente
                              Puto es el hombre que de putas fía
                              y puto el que sus gustos apetece,
                              puto es el estipendio que s

Esta danza que salvan las liturgias
Esta danza que salvan las liturgias
Este concepto inoculado hoy
Esta perpetuación de la inminencia
Este andar sin las huellas necesarias

Esta silla
Le pedí a esta silla que te esperara.

Disculpa si permanece fiel a mi desgracia,
si la encuentras firme como un soldado.

Freud
Necesita una hora de llanto
el niño perdido en el bosque
para vengarse toda la vida.


Gotas
I

Para beber con saña en tu mirada,
bastar?con mirarte sin abismo:

Hay poetas que huelen a gemido
         
                                        Yo no quiero saber de otro lirismo
                                        que no sea liberación.
                               

Impetracion
Mujer de dimintuas compresiones:
Seas conmigo.

Dama inocente de huracanes perfectibles:

Instrucciones para seducir una palabra
Como si quemara
la pones en el centro de tu mano.
Con la uña de tu dedo medio,
suave y ardorosamente,

Juego
Cuando la sangre corre por las venas
rocosas del volcán que ti despierto,
es un trance de amor sacarme muerto
del fondo a la pasión que me condenas.

Lista de motivos con pregunta
A Karina


Tus iniciales le harían un favor a la gramática,

Nadie le habla a mi sombra
Nadie le habla porque saca la lengua a la menor provocación.
¿Quién podría soportar sus caprichos,
su salada fruición de niña?


Palabra y tiempo (parentesis kantiano)
Para callar no necesito mi silencio.

Me muevo.
Se mueve la hoja que cae y no lo sabe.

Paradoxa prima
Vivir es adaptar nuestros antojos
al ritmo del temor a la ventaja,
y vive aquel que marcha tras la paja
que pesa como viga en sus dos ojos.

Quiero regalarte un collar
    Dos notorias promesas en tus senos
vislumbra quien recorre tu fachada,
pues no existe tan torpe una mirada
que no tropiece en ellos...cuando menos.

Radiografia impertinente (ante los colosales pechos de ruth)
Frustrado al ver tus senos formidables
confiados sin piedad a tu grueso paño,
no alcanzo a descubrir si es un engaño
lo que hay tras tus escotes insociables.

Soneto a una jinetera
                              Para Yania,
                              espléndida flor cubana



Soneto para entender a un neurotico
                                        Nota: Para la composición de este soneto
                                        se utilizaron los más geniales argumentos
                       

Tu poema
A un poeta que anda por ahí


Es bello tu poema. Las musas te han dotado

Tu pubis
a D...




Vaginatum est
Es verdad -ya lo sabes-, no me entrego.
No soy la luz en este claroscuro...
Verte desnuda asombra: No es tan duro
verte asomada a la pasión del juego.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru