Poemas de Francisco A. de Icaza


Ahasvero
Toma el bordó, peregrino;
como ayer a la alborada,
hoy con la noche mediada
has de emprender el camino.

Aldea andaluza
De toda tu belleza en mí solo perdura,
entre el deslumbramiento de la intensa blancura
de la cal luminosa que tus muros enjarra,
la queja de una copla que los aires desgarra,

El encanto del libro
Desperté de mis sueños al dolor de la vida,
y hallé de mi pasado todo el derrumbamiento,
y vi mis viejos libros como el arma el suicida
a quien no quiso detener en su intento.

En la noche
Los árboles negros,
la vereda blanca,
un pedazo de luna rojiza
con rastros de sangre manchando las aguas.

Estancia
Este es el muro, y en la ventana
que tiene un marco de enredadera,
dejé mis versos una mañana,
una mañana de primavera.

Las horas
¿Para qué contar las horas
de la vida que se fue,
de lo porvenir que ignoras?
¡Para qué contar las horas!

Paisaje de sol
Azul cobalto el cielo, gris la llanura
de un blanco tan intenso la carretera,
que hiere la retina con la blancura
de la plata bruñida que reverbera.

Preludio
También el alma tiene lejanías;
hay en la gradación de lo pasado
una línea en que penas y alegrías
tocan en el confín de lo soñado:

Reliquia
En la calle silenciosa
resonaron mis pisadas;
al llegar frente a la reja
sentí abrirse la ventana. . .

Sensacion de regreso
¡Madre, madre, aquí estoy. Cuando la suerte quiso,
como bohemio errante dejé tu paraíso
y fui de gente en gente
y fui de Corte en Corte;

Vesperal
El pastor su rebaño en el redil encierra
y del prado brumoso viene una voz lejana:
es aguda en la esquila y grave en la campana. . .
Una niebla de ensueño se extiende por la tierr


Tambien puede leer..

ELEGIAS Y SONETO A SILVIA - Mariano Melgar
LA ROSA ENFERMA - William Blake
VEINTICUATRO HORAS EN LA VIDA DE UNA MUJER - Stefan Zweig
DE BLANCA DE LOS RÍOS
TEMBLOR - Jose Maria Arguedas
FIN DE OTOÑO - Hjalmar Flax
LA TENTACION DE SAN ANTONIO - Efrén Rebolledo
EL LUGAR DE LOS HECHOS - Basilio Sánchez