Poemas de Françoise Roy


Agua secreta
                                                            En verdad, se puede decir que no es que a la
                                                                persona le suceda un ac

Con tu dedo
                                                                              Existe en nosotros varias memorias.
                                                           El cuerpo y el espí

Cortarse la mano
                                                              No abras los labios si no estás seguro que
                                               lo que ibas a decir es más hermoso que e

Cuerdas de falopio
                                                  Quien tiene un alma novel es señor de su señorío
                                                                                             

Desbarrancarse
          A veces, semiborrada, y contra lo que dejabas esperar, te abres. Se ve en ti una rendija llena de cosas oscuras y pesadas. Una rendija de versos, forma dilatoria de ese cartílago del alma q

El girasol
a Laura Solórzano


El girasol me habita, inocente criatura cuya cara de pétalos sigue sin saber un sol oscuro, mancha gangrenada en el cielo. Cada noche se alza en

El planeta venus velado
Levantó la tapa de la doceava casa. Se asomó, cometa con su estela de fuego, floración nocturna que hizo estallar yemas secretas de la noche a la mañana. Surgió del agua estancada como barco que boga

El tragafuego
A veces, se pegan en la faringe y forman una costra, telaraña gigante que taparía la entrada de anchísimo sendero. Las oigo subir en espiral con un zumbido insectil, arremolinarse, enjambre, estamento

Eternidad iii
          Yo, expectativa de trazo, animal invisible aullando sigiloso en la paciente mirada de la eternidad, inclino la tiara hasta comer y borrar su luz.
          Fracturándose su dolor, lo

Fiereza acuatica
          El guerrero hiende el agua con su espada como una gran libélula que ameriza y no puede volver a levantar su vuelo parecido al nupcial. Crea violáceas salpicaduras que recaen con lancinante e

Filtro grana de no sangria
                                                                                          La huella de un sueño no es
                                                                          

Flor de loto
                                                                            Ten la apariencia de una flor inocente;
                                                                      pero s

Florete de censura
La madre dice: 'Cállate'.
Maga de las palabras abortadas antes de tener vísceras, mide su tamaño y sabe que la niña ha de engullir al revés la cuerda de los vocablos, hilo mágico qu

Herramienta para cortar
          El amor es una yema que acercas de noche. No tarda en hacerse instrumento de acariciar a la altura de los labios (escurres una leche; parpadea lo blanco, me abro de par en par). Ahí instilas

La caja de pandora
Abrí sin malicia. Curiosidad femenina, usted sabe. La vasija venía sellada. Pero la hoz del destino tiene el poder de arrebatar luz al día. Y en la granada de su boca, el hado arrebaña sus demonios mi

Laberinto de piel con pajaros
          El rostro es un laberinto. Tú lo sabes frágil y enmarañado, amarillenta puerta de un mapa desertado por los países de antes.
          ¿Qué desvarío del polvo te hace ver pájaros con

Luna pendulo
                                                            Tiene particular fuerza la noche, como para
                                            adormecer los cuerpos, ansí también para des

Navajas ii
          Si tuvieses una no boca, lo que de ti más me apeteciera serían tus no labios. Ex-capullos que acercas y repentinamente se convierten en objetos cortopunzantes y acarician mi propia boca. Y m

Navio
En tus sueños,
un barco de luz surca la sombra
navío fantasma de tu vigilia.


Noli me tangere
          Mi padre, hombre culto y respetable, me enseñó unos latinajos. Todos se me olvidaron (la memoria es un nogal que crece todo raíz), salvo uno que me parpadea dentro del ojo como faro nocherni

Piscis
          Es consabido: los peces nadan al revés, pero unidos por el cinturón de Orión, su charnela de escamas que el agua desvaina. Nadan en la lluvia de tu pleura, uno al sur otro al norte, uno arri

Pozo vertical de crecimiento
Tú, comulgando bajo las dos especies
de la claridad de lo opaco
Jean-Clarence Lambert


Razones para la redencion del zafiro
          Un libro se cierra como la muerte cierra los días.
          No quise acabar con una mención sobre los distintos tipos de veneno. No quise extenderme sobre el silencio (los rabinos d

Rostro
Yo me tengo que reconocer.
No soy prisma. No soy camaleón.
Dios es mi mentor,
el curador de mi sala de exposición

Se anuda la voz
          Se anuda la voz alrededor de un mástil invisible que me creció durante las tormentas de mi infancia.
          La espiral que describe al completar el nudo es tan veloz y me marea a t

Semejanzas anatomicas
          ¿Cuántas criaturas nacidas muertas después de la ovariotomía de emergencia que yo misma me practiqué, vieron la luz en días aciagos? ?Cuánto dura el tiempo de moratoria entre el pensamiento

Sopa y bastillas
¿Qué le habrás dicho a la Muerte
cuando llegó?
¿Qué le habrás dicho
asomada a esa ventana

Traicion
Oscura gruta tu garganta
como el filo de un vacío
cuando el sol ahí se mete


Tribunal
          El tribunal tiene asientos de terciopelo rojo. Han invitado al juicio a todos mis conocidos, que serán llamados a atestiguar en mi contra. Me llaman, esposada y amordazada, a la barra de los

Votos de silencio
Dios ha hecho votos de silencio.
Habrá quien te hable de su indiferencia.
Te diga de él:
'Dios respira un soplo de amapola'.


Tambien puede leer..

LA INVITACION - Juana de Ibarbourou
ESTAMOS - Cintio Vitier
CARTA A SEVRES - María Negroni
ANA KARENINA - León Tolstoi
TE BUSCO EN LA FUERZA DEL FUTURO - Gioconda Belli
EL OTRO (III) - José Antonio Cedrón
AL MONTE SANTO DE GRANADA - Luis de Góngora
TODAS TENEMOS PANCITA CERCA DE LOS CUARENTA - Laura Yasan