Poemas de Genaro Ortega Gutiérrez


Azul en el ombligo
Pocas cosas
más elocuentes que los silencios de las gárgolas,
cuando las noticias meteorológicas
confirman una tendencia imparable

Con las cejas pobladas
Lo mires por donde lo mires
el fenómeno es siempre el mismo:
muros ante la soledad
que corren riesgo de hundimiento

Cronica de candelas que siguen sin responder en virtud de directas o indirectas razones
Pues tal vez
todo resulte,
sencillamente,
un inmenso malentendido lí

El ojo del huracan
Gracias a la generosidad de la lluvia
has mesurado esta tarde
los extremos recónditos del jardín:
un fotograma en blanco y negro. Lentitud

Erupcion cutanea
Es en la pureza,
en la vecindad botánica de las palmeras enanas donde
invocas difusos conflictos con la métrica y las formas
académicamente perfectas.

Erupcion nasal
Un buen día, las cosas
se fueron por otros derroteros,
y el vientre se te quedó
tapizado de polvo y de desidia.

Falo de ayer
Profanas candelas te conducen
permanentemente a callejones sin salida,
huecos donde pierden el perfil las caricias
y la sombra aborrece la salada fluidez

Hilos, cabellos, tejido
Ya no vale la excusa del perfil abierto
para sepultar la carne arracimada,
ni someterse al ritual
salvaje de las evidencias.

Intenso cultivo de ojeras
Solemne desgranas
la contenida fascinación por las sombras, racimos,
que jamás serán capaces de apresar
el infortunio del otoño,

Lunar en el hombro
Someramente
queda devastada y amarga la memoria
como el interior de una flor
donde un sátiro

Mazorcas y no bocas
Es preciso romper
el tabú de la intangibilidad de la poesía,
ungir con óleo amarillento
sus llagas tendidas, inmediatas,

Monotonia del tacto
Nada, o muy poco,
trae consigo esta lluvia.
Un almanaque
de recuerdos que has logrado convocar, envilecido,

Musculo debil, jazz
Al cabo de los años
seres milagrosos e inexplicables
se te han hospedado en la memoria,
más allá de las apariencias,

Paisaje para garganta y cuerda
No pegas ojo,
ni te internas en galerías
de lunáticos minotauros.
La vista reposa en los planos de color

Palida pupila
Como continentes inexplorados,
transfigurados por la mirada,
los ojos visten, hasta el infinito,
la dialéctica desnuda

Paradigma de las patas de gallo
Lo fácil es establecer comparaciones
con el emboscado silencio.
El silencio
no es cosa de esquivar en los labios,

Pausa en la zona de peaje
Reeducas la mirada y te aproximas
a lo que significan
los reflejos del sol sobre el trapecio.
Mirada

Pie primitivo
Vuelves, más que nada,
para continuar, inexorable, esta cabalgata
de silencio y polvo,
de memoria y laberinto.

Puntapie
Todos los indicios advierten
que la que se nos echa encima será
una tormenta terrible, resplandeciente;
una vedija de frío sin carmenar,

Redencion de la lengua
La rosa es real;
la rosa es el mismo ser de la sombra,
pues lo duradero es fondo,
y ese fondo que recogen los labios

Talon de aquiles
Lo escuchas desde la orilla remotísima
de la lluvia, aunque la piel
estremecida se te levanta en llanto
y las palabras danzan

Tiron de orejas
Poco a poco
has tenido que ceder a la tentación de los recuerdos,
a la tenue posibilidad de huir y revelarte
con alguna garantía de éxito.

Tragando polvo
Instalado en vivencias "ex aequo",
juras
y perjuras
no dejarte llevar por un entusiasmo

Vida intima de la pleura
Obligados a abandonar
muchos sueños ya rotos para siempre,
con rotunda claridad,
velan los ojos.

Visceras sin sueño
Puestos a desmitificar
los elementos románticos que acompañaron
aquella pequeña historia,
deberías obligarte a vaciar de recuerdos



Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
FILTRO GRANA DE NO SANGRIA - Françoise Roy
LA BELLA IMPLORA AMOR - Eduardo Lizalde
DE BASILIO SÁNCHEZ
CANCIÓN DE MI SOMBRA MINÚSCULA - Julia de Burgos
POEMAS (I) - Ana María Navales
LA MUERTE ESTA EN EL OLVIDO - Alfonso Calderón
REBELDE - Juana de Ibarbourou
DE CINTIO VITIER

Poemas mas leidos

Canto malabar (fragmentos) - Elsa Cross
Lanzar un zapato - Miguel Huezo Mixco
A ines nataly - Antonio Plaza
Los elementos de la noche - José Emilio Pacheco
Las apariciones rutinarias del sol - Kyra Galván
Plegaria - Eduardo Zambrano
Cancion ligera - Leon de Greiff
Atardecer - Gabriela Mistral
He aquí que tú estás sola y que estoy solo... - Jaime Sabines
Ars - José Asunción Silva


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru