Poemas de Gioconda Belli


Acontecimientos
Estar como una ola
encrespada en el suave
murmullo de tu sangre.


Ah, nicaragua
¡Ah, Nicaragua
vos sos mi hombre
con nombre de mujer!


Anoche
Anoche tan solo
parecías un combatiente desnudo
saltando sobre arrecifes de sombras
Yo desde mi puesto de observación

Biblia
Sean mis manos como ríos
entre tus cabellos.

Mis pechos como naranjas maduras.

Como gata boca arriba
Te quiero como gata boca arriba,
panza arriba te quiero
maullando a través de tu mirada,
de este amor-jaula

Como pesa el amor
Noche cerrada
ciega en el tiempo
verde como la luna
apenas clara entre las luciérnagas.

Como tinaja
En los días buenos,
de lluvia,
los días en que nos quisimos
totalmente,

Creacion
La soledad del escritor
La fragua lenta, íngrima, de la palabra
-el pelilgro y sus chispas-


Dateme poema
Dáteme poema.

No te me niegues como el niño juguetón
de mis sueños,

De la mujer al hombre
Dios te hizo hombre para mí.

Te admiro desde lo más profundo
de mi subconsciente,

Devoluciones
Devuélveme mi corazón, viajero.
Tú te irás –me lo dices-,
montado en alado pegaso te alejarás
y dejarás sólo noches solas a mi alrededor.

Es larga la tarde
Es larga la tarde
como el camino curvo hasta tu casa
por donde regreso arrastrando los pies
hasta mi cama sola

Esperandolo
Por la mañana
me alzo como gacela
gozosa entre el monte
esperándote.

Estare
Estaré dilucidando nubes. Tratando de ponerle a mi
corazón la mancha grande del amor. Llevándome en un
saco la lluvia junto con mis lágrimas y los poemas que
buscan mi medida, l

Esto es amor
                                                            'Esto es amor, quien lo probó, lo sabe'
                                                                                             

Gozos ciberneticos
Aquí estoy: venada sobre el pasto azul.
Los horizontes son planos luminosos
por los que cursan ríos secretos
arroyuelos por donde corren inquietas descargas eléctricas

Hermosura de la dialectica
                                                                      a Cosme, mi profesor de filosofía




Huellas
Pronto me marcharé a selvas de humo y de concreto
andaré calles de ciudades hostiles
mi nombre sonará a otro nombre
mi rostro parecerá otro rostro

Insomnio con palabras
De noche las palabras transcurren de puntillas
discretas andan entre los objetos
temerosas del ruido se descalzan
Sobre mis hombros insomnes aletean

Invocacion a la sonrisa
Dame la ternura desde el sueño,
dame ese cucurucho de sorbete que tenés en la
        sonrisa,
dame esa lenta caricia de tu mano.

La orquidea de acero
Amarte en esta guerra que nos va desgastando
y enriqueciendo.
Amarte sin pensar en el minuto que se escurre
y que acerca el adiós al tiempo de los besos.

Menopausia
No la conozco
pero, hasta ahora,
las mujeres del mundo la han sobrevivido.
Sería por estoicismo

Milagros
En la pantalla -mi telescopio hacia el cosmos-
-mi red de atrapar palabras-
aparece un nombre.
Alguien pensó en mí hoy. Allá lejos.

Nueva tesis feminista
¿Cómo decirte
hombre
que no te necesito?
No puedo cantar a la liberación femenina

Oda a un pais gueguense
Este país me somete a su pasión, a su locura,
a la droga de tardes incendiarias
donde volcanes caminan horizontes abajo
sin que nadie los detenga.

Oscuridades del amor
Digo que nuestro amor
ha sido como un crucero de lujo
surcando acerados Atlánticos.
Hemos recorrido sus cubiertas

Permanencia de los jardines
A Carlos




Peticion
Vestime de amor
que estoy desnuda;
que estoy como ciudad
-deshabitada-

Sencillos deseos
Hoy quisiera tus dedos escribiéndome historias en el pelo
y quisiera besos en la espalda
acurrucos
que me dijeras las mas grandes verdades

Sequia
Vamos a seguir sobre la playa
la huella de los pasitos menudos de la lluvia,
vamos a buscarla detrás de las peñas,
entre los manglares,

Soy llena de gozo
Soy llena de gozo,
llena de vida,
cargada de energías
como un animal joven y contento.

Te busco en la fuerza del futuro
Sola yo, amor,
y vos quién sabe dónde;
tu recuerdo me mece como al maíz el viento
y te traigo en el tiempo,

Te veo como un temblor
Te veo como un temblor
en el agua.



Textura de sueño
No he visto el día
más que a través de tu ausencia
de tu ausencia redonda que envuelve mi paso agitado,
mi respiración de mujer sola.

Tu recuerdo se enreda a mi alrededor
Tu recuerdo se enreda a mi alrededor como una manta
cobijándome del frío, brilla con mi cuerpo en el silencio mojado
de esta tarde en la que te escribo, en la que puedo hacer nada más

Y dios me hizo mujer
Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.

Yo, la que te quiere
Yo soy tu indómita gacela,
el trueno que rompe la luz sobre tu pecho
Yo soy el viento desatado en la montaña
y el fulgor concentrado del fuego del ocote.


Tambien puede leer..

DE CARLOS CASTRO SAAVEDRA
DE ANDRES ELOY BLANCO
CANCIONCILLA - Leon de Greiff
NO TE BESE EN LA BOCA SINO CUANDO - Leon de Greiff
HUASIPUNGO - Jorge Icaza
EL ENCANTO DEL LIBRO - Francisco A. de Icaza
CAMBIOS DE NOMBRE - Nicanor Parra
ILEANA: LA GALAXIA DE ANDROMEDA... - Ernesto Cardenal