Poemas de Jacobo Fijman


Canto del cisne
 Demencia:
el camino más alto y más desierto.

  Oficios de las máscaras absurdas; pero tan humanas.

Copula
¡Nos unió la mañana con sus risas! 

  


Crepusculo
  Ponderan los ocasos gustos violetas.
Un árbol negro, un árbol blanco, un árbol verde
cuelgan sus blusas
en la inmovilidad.

El hombre del mar
El hombre de los ojos
atormentados,
que ha mirado mil auroras del mar
desde las grandes proas,

En mi gemido (poema xxxi)
En mi gemido 
conté  mi soledad envejecida; conté todas  las noches de mis días. 

Mis huesos cantan el misterio del mundo. 

Ha caido mi voz...
Ha caído mi voz, mi última voz, que aún guarda mi nombre. 

Mi voz: 
Pequeña línea, pequeña canción que nos separa de las cosas. 

Ha entrado la noche...
Ha entrado la noche, 

la noche de los días con sus noches, la tierras 


Puerto
Amanecer de invierno.
Un puerto.
Ha roto su órbita un silbato
sobre los hombros de la bruma.

Roe mi frente dura...(poema vii)
Roe mi frente dura 
el lobo de la media noche. 

Una escondida estrella arrima su sosiego. 

Subcristal
  Zarpas monótonas
amarillentas de las horas
de Otoño,
en las cifras muy lentas de mi hastío.


Tambien puede leer..

NOSOTROS LOS HOMBRES - Jorge Debravo
DE JESÚS HILARIO TUNDIDOR
DE ESPALDAS UN DOMINGO - Lídice Alemán
EL FUEGO DE LA SOMBRA (2) - Christian Formoso Bavich
AQUI EN ESTA ORILLA BLANCA... - Luis Cernuda
TU MANO RECOGE DE MI PIEL EL TIEMPO... - Ana María Navales
LOS ANIMALES CON PESTE - Félix María de Samaniego
EPRESION RE MI AMITA - Candelario Obeso