Poemas de Joaquín Arcadio Pagaza


Al amanecer
Asoma, Filis, soñoliento el día,
y llueve sin cesar, en los cercanos
valladares al pie de los bananos,
mi grey se escuda de la niebla fría.

El papaloapan.
Escucho aún tu plácida quejumbre,
gigante río. ¡Límpida guirnalda
tu sien orne y del médano la falda
ciñas con aparente mansedumbre!

La cumbre
¡Soledad y quietud! Monte y más monte
de verdes tilos, álamos y abetos;
grandes peñascos húmedos y escuetos
sin raudales, sin cielo ni horizonte.

La peña majestuosa
De un monte el dorso ríspido y serrado
tiene por trono, y la escarpada cumbre;
se corona en laurel, y su techumbre
las nubes son y el éter azulado.


Tambien puede leer..

EL BELLO SECRETO DE LA MEMORIA - Concha García
EN EL PRINCIPIO - Blas de Otero
DANZA NEGRA - Luis Palés Matos
EL PERRO - Eduardo Lizalde
NO FUE LA EMBRIAGUEZ DEL TINTO - Mariana Bernárdez
GUITARRA LLAMA CAJON - Nicomedes Santa Cruz
EL MENDIGO EN LA PLAZA - Consuelo Tomas
EL VIGILANTE DE LA NIEVE (IX) - Antonio Gamoneda