Poemas de Jorge Guillén


Ars viviendi
Presentes sucesiones de difuntos

QUEVEDO


Beato sillon
¡Beato sillón! La casa
corrobora su presencia
con la vaga intermitencia
de su invocación en masa

Cima de la delicia
¡Cima de la delicia!
Todo en el aire es pájaro.
Se cierne lo inmediato
Resuelto en lejanía.

Del transcurso
Miro hacia atrás, hacia los años, lejos,
Y se me ahonda tanta perspectiva
Que del confín apenas sigue viva
La vaga imagen sobre mis espejos.

Desnudo
Blancos, rosas... Azules casi en veta,
retraídos, mentales.
Puntos de luz latente dan señales
de una sombra secreta.

En plenitud
Después de aquella ventura
Gozada, y no por suerte
Ni error —mi sino es quererte,
Ventura, como madura

Estatua ecuestre
Permanece el trote aquí,
Entre su arranque y mi mano.
Bien ceñida queda así
Su intención de ser lejano.

Fuera del mundo
6

Cuanto nosotros somos y tenemos
Forma un curso que va a su desenlace:

Inferno
Ma tu perché ritorni a tanta noia?

Dice Virgilio a Dante, "Inferno", I, 76.


La sangre al rio
Llegó la sangre al río.
Todos los ríos eran una sangre,
Y por las carreteras
De soleado polvo

Las doce en el reloj
Dije: Todo ya pleno.
Un álamo vibró.
Las hojas plateadas
Sonaron con amor.

Los aires
¡Damas altas, calandrias!
Junten su elevación
algazara y montaña,
todavía crecientes

Los jardines
Tiempo en profundidad: está en jardines.
Mira cómo se posa. Ya se ahonda.
Ya es tuyo su interior. ¡Qué trasparencia
de muchas tardes, para siempre juntas!

Los nombres
Albor. El horizonte
entreabre sus pestañas,
y empieza a ver. ¿Qué? Nombres.
Están sobre la pátina

Mas verdad
Sí, más verdad,
Objeto de mi gana.

Jamás, jamás engaños escogidos.

Muerte a lo lejos
Je soutenais l'éclat de la mort toute pure.

VALÉRY


Perfeccion
Queda curvo el firmamento,
Compacto azul, sobre el día.
Es el redondeamiento
Del esplendor: mediodía.

Tarde mayor
Libre nací y en libertad me fundo.

CERVANTES


compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru