Poemas de José Carlos Cataño


Amores ilustres
YO también podría decir algo acerca de eso. Guardaos vuestras estrellas polares, vuestras interminables noches de amor, vuestras damas exquisitas, vuestras hembras calientes como una mañana por Nyanga

Cuantas veces quedo
CUÁNTAS veces quedo
Cuando todo se levanta.

Y si arriba todo,

El aire que planea
EL aire que planea,
Deleite del sentido
En cabaña derruida.
Mi lengua está encendida.

Escribir es volver
ESCRIBIR es volver, volver
A la escritura donde
Quien vuelve muere
Y pasa inadvertido

La inocencia de la vida
LA inocencia de la vida
Yace en lo que la memoria resta
Para ganancia de espacio.
Pobre, pues, de los acorralados

La muerte, la muerte, la muerte
LA muerte, la muerte, la muerte,
Trazo, racimo seco, estampa,
Sobre el reflejo azul del cielo
Quedó tu nombre

La rosa que se abate
COMO la rosa que se abate
En la noche llagada
El pasado ya nada significa.


Mi copa de vino
I

QUIÉN te bebe, vino oscuro,
Quién, en tu borde,

No sostener nada jamas
¿POR qué amaba aquellos devastadores viajes en tren?

Apenas si abría la boca o aguantaba en el mismo asiento. Miraba por la ventana el paisaje discontinuo y mi pensamiento era la discon

Siempre seras para un amor lejano y escondido
A lo mejor uno se enamora para la despedida, para cuando llega la estación seca y los hombres se besan a la luz de Venus.

A lo mejor, para que aquella frase (tu cuerpo húmedo contra el

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru