Poemas de JOSE EUSTASIO RIVERA


Alas de seda
Persiguiendo el perfume de risueño retiro,
la fugaz mariposa por el monte revuela,
y en esos aires enciende sutilisima estela
con sus pétalos tenues de cambiante zafiro.

Cantadora sencilla...
Cantadora sencilla de una gran pesadumbre,
entre ocultos follajes, la paloma torcaz
acongoja las selvas con su blanda quejumbre,
picoteando arrayanes y pepitas de agraz.

Con pausados vaivenes
Con pausados vaivenes refrescando el estío,
la palmera engalana la silente llanura;
y en su lánguido ensueño, solitaria murmura
ante el sol moribundo sus congojas al río.

En la estrellada noche...
En la estrellada noche de vibración tranquila
descorre ante mis ojos sus velos el arcano,
y al giro de los orbes en el cenit lejano
ante mi absorto espíritu la eternidad desfila.

En un bloque saliente
En un bloque saliente de la audaz cordillera
el cóndor soberano los jaguares devora;
y olvidando la presa, las alturas explora
con sus ojos de un vivo resplandor de lumbrera.

Esta noche
- Jose Eustasio Rivera -

Esta noche el paisaje soñador se niquela
con la blanda caricia de la lumbre lunar;

Grabando en la llanura
Grabando en la llanura las pisadas,
y ambos, uncida al yugo la cabeza,
dos bueyes de humillada fortaleza
pasan ante las tímidas vacadas.

La grulla
Viajera que hacia el polo marcó su travesía,
la grulla migratoria revuela entre el celaje;
y en pos de la bandada, que la olvidó en el viaje,
aflige con sus remos la inmensidad sombría.

Mientras las palmas tiemblan...
Mientras las palmas tiemblan, un arrebol ligero
en solitarias ciénagas disuelve su rubí;
todo se apesadumbra, y hacia lejano estero,
sonroja en el crepúsculo sus alas un neblí.

Sintiendo...
Sintiendo que en mi espíritu doliente
la ternura romántica germina,
voy a besar la estrella vespertina
sobre el agua ilusoria de la fuente.

Soy un grávido río...
Soy un grávido río, y a la luz meridiana
ruedo bajo los ámbitos reflejando el paisaje;
y en el hondo murmullo de mi audaz oleaje
se oye la voz solemne de la selva lejana.

Vibradora cigarra...
Vibradora cigarra: con tu lírico empeño
los veranos cantabas en la azul lejanía,
y al temblor de tus alas resonantes, fulgía
todo el sol en mis ojos y en el valle risueño.



Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
EL SEXTO - Jose Maria Arguedas
EL SEÑOR DEL CERO - Maria Isabel Molina
DOÑA BARBARA - Romulo Gallegos
ASALTO AL SOL 27 - Heddy Navarro Harris
LA MUERTE Y LA BRUJULA - Jorge Luis Borges
ES TU NOMBRE Y ES TAMBIEN OCTUBRE - Homero Aridjis
MANDADO - Eleonora Requena
TIENE EL ALMA DEL POETA - José Martí

Poemas mas leidos

Premoniciones para finalizar el siglo - José Kozer
Vieques libre - Leticia Luna
Tengo miedo - Pablo Neruda
Huecos - José Luis Piquero
Las virgenes caidas - Manuel Ponce
La orgia - Jose Zorrilla
Terminacion de la fiesta - Julio Herrera y Reissig
Media veronica para don manuel machado - Carlos Marzal
Responso por un payaso negro - Alejandro Romualdo
Insomnio - Efrén Rebolledo


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru