Poemas de Juan de Tassis y Peralta


A los presagios del dia del juicio
Cenizas que aguardáis aquella trompa
para unir las especies desatadas
con que al Juicio Final serán llevadas
las almas puras con gloriosa pompa,

Determinarse y luego arrepentirse...
Determinarse y luego arrepentirse,
empezarse a atrever y acobardarse,
arder el pecho y la palabra helarse,
desengañarse y luego persuadirse;

Nadie escuche mi voz y triste acento...
Nadie escuche mi voz y triste acento,
de suspiros y lágrimas mezclado,
si no es que tenga el pecho lastimado
de dolor semejante al que yo siento.

Silencio, en tu sepulcro deposito...
Silencio, en tu sepulcro deposito
ronca voz, pluma ciega y triste mano,
para que mi dolor no cante en vano
al viento dado ya, en la arena escrito.


Tambien puede leer..

NADIE EN LAS PUERTAS - José Antonio Labordeta
GLADIOLOS JUNTO AL MAR - Oscar Hahn
EDUCACION EMOCIONAL: UNA TAREA COMPARTIDA - Mariela Vergara Panzeri
HIERRO - José Martí
ESCUCHA, ESCUCHAME - Blanca Andreu
HELENA O LA OTRA CARA DEL SILENCIO - Odette Alonso
ANVERSO - Homero Aridjis
EL NOMBRE DE LA PATRIA - Oscar Acosta