Poemas de Juan Domingo Argüelles


A la salud de los enfermos
                                                            Para mi hijo


Está bien, te lo diré:

Al filo de su cuerpo
                                                            Para Rosy

Tiene el cabello negro
y los ojos que, desde ahora, son mis ojos.

Al lector
Aquí están los rencores.
Los escribí pensando en ti.
Creí por un momento que eran flores
que amanecían en abril.

Avenida heroes
                                                            A Pilla y Efraín Bartolomé,
                                                en compañía de Celina y Balam



Como el mar que regresa
                              I

El mar siempre regresa;
sus montañas saladas se alejan,

Cuaderno de bitacora
                                                        ...tener un lugar en la vida,
                                                  un destino entre los hombres.
                    

De estos hablo
Mientras los buitres trazan círculos
alrededor del sol, como planetas,
los poetitas con sus versos
tiernas romanzas acompasan;

De los trabajos
Con piedras y maderas hago mi casa bajo el sol,
la visto de ventanas para que el sol entre a habitarla.
Cierro sus puertas luego de que ha partido el ocaso.
Mi casa cruje bajo la

Del origen
Tiembla el hielo del sol y la calle se llena
con su rojez. El aire se congela y es piedra.
En la mitad del día el corazón se agolpa
y la sangre levanta su torrente de espuma.

En la ola mas alta
Solamente la música,
la melodía que viene y va
como mi boca,
ávida,

Entrada en materia
Al mar dije que no.
Dije también ya no más cielo,
ya no más canto al manantial
ni al eco grácil y purísimo

Epitafio para anaïs nin
Dejo en su tumba unas cuantas palabras húmedas
y silenciosas como un gato.

Para la tumba de Anaïs Nin.

La torcaza
La torcaza volaba
y tú la contemplabas.

Era luz en la luz del mediodía,

Oracion de la noche
                              Otra vez para ella, la que sabe por qué


I

Otra vez
Lo mejor del amor es la distancia
y el encuentro otra vez,
cuando ya nada tengo que decirte
y los dos recordamos

Otra vez, al lector
Tú me pedías poesía
como quien frutos desespera
del olmo viejo del camino.
Cada mañana amanecía

Pequeña cronica de la fundacion de una ciudad
Sobre esta piedra,
junto a este árbol retorcido
ya harto de la vida
ellos fundaron la ciudad.

Retrato de señora junto la mar
Yo sé que no podrás
ayudar a tu hijo,
como ayer,
a tratar las palabras

Un tigre de papel
Toco la piel del tigre
y el tigre vibra,
ronronea,
se hace el dormido

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos

Siguenos en Facebook



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru