Poemas de Juan Gil - Albert


Himno al ocio
A veces cuando escucho de la sangre
este claro rumor, cuando a mis labios
fluye el ocio su oscura caballera
como por una brisa sacudida

Los mitos
¿Queréis que entre el arrullo de mis brazos
tiemble el dormido corazón de Helena
como entre sus asiáticas murallas
y el vulnerable hijo de Peleo

Nocturno
Noche de las estrellas te estremeces
con un fluido oscuro. En tus arpegios
de soledad escucho la hermosura
de la existencia. ¡Oh lumbres fugitivas

Racimos ya cuajados rompen vedas
Racimos ya cuajados rompen vedas
forestas dando salvas cazadores
codorniz en ventana ¡dormidores!
acogedla en los cotos de las sedas.



Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
"Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará."
INESTABLE - Fa Claes
MEDITACION - Fa Claes
PIEDRA NEGRA SOBRE PIEDRA BLANCA - Cesar Vallejo
ESPERO - Mario Benedetti
DESMAYARSE - Felix Lope de Vega
EL PUMA - Etnairis Rivera
DE MARIO NOEL RODRÍGUEZ

Poemas mas leidos

Amor y desden - José Sebastián Segura
La muchacha palida - Alfredo Espino
Dejemos los anillos... - José Antonio Cedrón
Poema - Dulce Chacón
El arbol - Jorge Hübner Bezanilla
Ante la paciencia de ajenos... - Jacqueline Goldberg
El andalon - Luis Alfredo Arango
Salpra (iv) - Margarita Carrera
Después de todo - Jaime Sabines
Sed - Lucero Alanís de Gurrola


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru