Poemas de Juan Pablo Riveros


Antartica i
Al crepúsculo de la última edad de hielo
quise ir lejos de los límites,
y reunir la quietud,
lo pacífico

Antartica ii
Se trataba de invernar,
de pulsar las leyes del frío;
de escrutar la indigencia en la medianoche del mundo;
de buscar huellas de dioses

Anthem
Bendíceme, Madre,
azulada nieve de cada día.

Amanéceme

Genesis
En el principio
fue la luz o el hielo.

Sólo después amaneció la nieve.

Huertos
La infinita descomposición de la luz
en la cristalería del hielo.
Barcos cargados de arcoiris
y navegaciones

Interrogaciones
¿Que el universo no sería infinito?
¿Termina el infinito?
¿Y la gravedad de todas las masas
también es infinita ?

Nieve ix
La nieve con su frágil geografía,
sus suaves formas
y sus terribles miradas mitológicas.
Con sus estalactitas de aliento congelado,

Noche polar ii
La noche,
como finísimo granado,
madura en la lejana nieve azul.


Noche primera
Noche vasta y hermosa.

Ni Salomón
ni las joyerías más célebres de este mundo,

Perros del campamento eden
Como los alacalufes ya no cazan,
los perros –inseparables trabajadores
en la captura de la nutria- participan
de la miseria general. ¡Polícía de aseo

Shukaku ii
Ni dalias, ni cactus,
ni avellanos. Ni el aroma del ciprés.
Tampoco la frescura del álamo.


Watauinewa, el archiviejo
Cuando terminó su prédica John
Lawrence, vino a mí una yámana
y me habló:


compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru