Poemas de Juana Rosa Pita


Al lector
A quienes disimulen tus milagros
y se laven el alma:
a quienes siembren lanza entre tus páginas


Antecedentes
Una nostalgia de islas yo tenía:
prisionera del mar
Venecia retenía mi niñez: sus canales
recordaban mis rizos

Armonicos (del 1 al 12)
                                        La música vuelve a ser luz, y la poesía
                                        sentido inefable. La sencillez es lo último:
                     

Armonicos (del 13 al 21)
                              13

Velar dentro del sueño
mejor que en la vigilia,

Carta a mi isla
Isla
lejos de ti es cerca del punto
más sensible
de la herida del tiempo:

Cartas interdimensionales (1)
Aunque parezca tierra lo que piso,
bajo mis pies el mar baila unos aires
de no sé qué país desconocido.
La vida nos propone cada cosa!

Cartas interdimensionales (2)
Mientras aguardo ante el papel en blanco
la precisa intuición
que inaugure el desfile de palabras,
un arqueólogo en Lima saca a luz

Cartas interdimensionales (3)
Las estrellas binarias
tienen misterio para los pasajes
más oscuros del tiempo y del espacio.
Las hay oriundas de una misma nébula

Cartas interdimensionales (6)
Fui pintor y me pintas,
poeta eres y soy yo quien te canta
desde mi nueva voz redonda: marinero
se hace en la tarde el sol.

Ciudad de mis ojos
Las campanadas tienen duende
y las fuentes son nómadas.
Los árboles extienden su cultura
con la amistad del hombre

Conjuro
¿Desde cuándo la lluvia no me daba alegría?
¿Desde qué época lejana de juegos,
carpas blancas y prendas extraviadas?


Cristo de la habana
Gozo es la poesía compartida
y el unísono, música:
melodía de cuello largo
que expande el corazón.

David de el salvador
Su corazón es forja de poemas
y basta alzar la vista a dar con cielos
oblicuos, como Giotto los pintara
en Asís hace unos siete siglos.

De la musica aplicada
La música es el cuerpo
más cumplido para el aura del hombre
porque el hombre es un cuerpo todo oídos
al que acuden las voces en concierto:

Destierro ausencia
Yo sólo soy el punto de partida:
el bizantino vuelo
hundido en soledades
o rescatado en beso.

Dote
Doble el exilio nuestro: de la isla
improbable que alimenta mitos
y de la siempre verde
ciudad soñada en prójima intención

Doute
Qué deberá asentarse de mi viaje:
¿la caricia en el aire y los olores
o la inclemencia de los tiempos?
¿el esplendor oriundo del paisaje

El arca de los sueños (13)
No hay isla para mí
(hasta los ciegos pueden ver los signos
pintados en los muros de la vida)
no hay isla y eso es todo

El arca de los sueños (22)
Pon tus grandes amores
(como Abraham a su hijo
aquella cabizbaja madrugada)
en el altar que te señale el sueño

El arca de los sueños (26)
El amor de unos ojos se mide
en años luz
en universos
y sin embargo

El arca de los sueños (28)
El sueño es como el amor
un centro sin confines circulares
carente de hemisferios:
un pez inesperado en cuya boca

El arca de los sueños (39)
Mi vida se reduce a un descamino:
sangre y voz en pos del sueño
que se escapa
                              de la punta de mi pluma

El arca de los sueños (43)
ce reveur définitif
Andre Breton



El arca de los sueños (63)
La vida no me deja cortejar a mi muerte
esa fiel compañera del café cotidiano

El eterno angustiado se paró en el sendero

El arca de los sueños (65)
Hoy se ha caído la que soy
de la que fui
como un jinete que falló la prueba
de obediencia

El arca de los sueños (81)
Mientras yo me perdono
una vez más la vida
y tú peinas tus rebeldes ideas
mientras ellos se llenan los bolsillos

El hijo deseado
Poco ha cambiado el mundo
mas crecimos nosotros entre sombras,
la fija luz mutando cada vida.


El mar que me circunda
Soy isla peregrina
y para circundarme
mi mar se ha convertido en disid

Empuje de jubilo
No nos muramos nunca,
me propusiste, y siempre será así.
El océano en medio, tú me hablabas
como un ciego irradiante de sentido.

Infancia del pan nuestro (13)
Me dijo un ángel hoy:
Filo de Alejandría hace tres siglos
vio a un radiante extranjero misterioso:
sin conocerte supo que eras Tú.

Infancia del pan nuestro (24)
Quien dé nido a mi voz
sabrá de los exilios que conlleva
la lealtad sin cese a la Justicia
y la Belleza: en mí son la Verdad.

Infancia del pan nuestro (3)
Un adobe de paja y limo fue mi cuna:
perfil de semicírculo que apunta
a la ciudad donde mi Padre
alumbra cuanto piensa.

Infancia del pan nuestro (30)
Hay una voz en mí siempre cantando
en silencio quien soy fuera del tiempo.

Habré de regresar a mi país

Infancia del pan nuestro (43)
Para que viva y dé mi vida al mundo
mi Madre y su custodio están de exilio.
¿Y no estoy yo también como escondido
de aquel fulgor natal?

La sombra de la noche
Un niño azul se alarga
como hiciera su sombra
sin despojarse de carnal frescura.
Todo es niño en Toscana:

Llave 11
Llena tu vida de primeras veces:
sólo el único amor no agota los aromas
sólo la antigua sombra se deshoja de luz.
Y así un día cualquiera te llegará la muerte:

Memoria de un fuerte
                                                  A mis hijos, que me vieron nacer




Mensaje a juana rosa pita
Rosa fragante, enseña desplegada,
rosa de miel, de luz, de primavera,
entre todas las rosas la primera,
de la inquina y las sierpes alejada.

Nochebuena 1995
Hace ya tiempo que mi Nochebuena
perdió el precioso puesto de la infancia.
¿Cómo es que hoy de repente,
a pesar de que seas sol lejano,

Personaje
Hija de la palabra
sobrina de la vida
condenada a mirar y traducir el mar
a un lenguaje imposible

Perspectivas
No es ver la luz lo original:
el que la luz nos vea
resulta imprescindible para amarnos
mejor. La soledad es transitiva:

Pertenencia
Mi país es un árbol de lluvia
isla de fuego en flor
un pequeño Infinito
cantor de arcanos y alegrías.

Petroglifo del sueño
Ama esta piedra:
turquesa de nación
transfigurada en voz y trasvasada
de inmemorial aroma.

Plaza de la encarnacion
                                                             para Roberto Juarroz




Regreso de la palabra
Regresa la palabra de su exilio
a dar de vez en cuando lo indecible:
lo hermoso de hacer pausa
a distancia de beso. La palabra

Renacimiento del gozo
¿En qué ingrato momento de la infancia,
como en medio perfil, volviste el rostro
hurtándole los labios a la dicha?
Atraviesa la bruma de los años

Sorbos de luz ( del 16 al 30)
16

Hasta el bárbaro conocía
la mirada que corta

Sorbos de luz (del 1 al 15)
1

Entre nuestras ciudades
transita día y noche

Textraño
Ahora como entonces
todo es cercano cuando estamos juntos:
besables las magnolias y los mármoles,
propicia confidencias

Viajes de penelope (1, 4, 5)
1

Me ha dado por creerme Penélope
hermosa y bienamada:

Viajes de penelope (25)
Y tómate tu tiempo por las islas
Ulises que te mides con las olas:
haz escalas imponderables
alquílate a las albas mercenarias

Viajes de penelope (27)
Te has dado a la pasión de los espejos
quijote de los mares:
echas tu vida a pique por la fama
te das brillo en los hombros

Viajes de penelope (39)
No basta con tejer para la espera
es preciso viajar: volar la pluma
por la ternura encuadernada en sueños:
chalupa más sutil

Viajes de penelope (50)
Año tras año
diste muerte a los tercos pretendientes
que orillaban mi patio:
desde fuera del tiempo

Viajes de penelope (55)
¿Quién canta y con qué voz
me sueña aquel color en la mirada?
Tejiendo la marea entre las islas
¿qué voces silenció el fragor del tiempo?

Viajes de penelope (8)
No crean que te espero
porque sé que vendrás a alzar tu casa
de las aguas hambrientas
o de los pretendientes

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru