Poemas de León Felipe


Colofon
Luz...
Cuando mis lágrimas te alcancen
la función de mis ojos
ya no será llorar,

Como aquella nube blanca
Ayer estaba mi amor
como aquella nube blanca
que va tan sola en el cielo
y tan alta,

Como tu...
Así es mi vida,
piedra,
como tú. Como tú,
piedra pequeña;

Con las piedras sagradas
Con las piedras sagradas
de los templos caídos
grava menuda hicieron
los martillos

Credo
Aquí estoy...
En este mundo todavía... Viejo y cansado... Esperando
a que me llamen...
Muchas veces he querido escaparme por la puerta maldita

Dame tu oscura hostia
No te apiades de mí, luz cenicienta.
Dame tu oscura hostia, tu último pan...
Un sueño sin retorno y sin recuerdo.
Déjame hundirme en ese pozo negro,

Drop a star
¿Dónde está la estrella de los Nacimientos?
La tierra, encabritada, se ha parado en el viento.
Y no ven los ojos de los marineros.
Aquel pez —¡seguidle!—

Elegia
A la memoria de Héctor Marqués, capitán de la Marina mercante española, que murió en alta mar y lo enterraron en Nueva York.

Marineros,
¿por qué le dais a la tierra lo que no es

Español
Español del éxodo de ayer
y español del éxodo de hoy:
te salvarás como hombre,
pero no como español.

Leon felipe
Este hueco
iba cavando en mí
como con manos
cava el tiempo el lenguaje

Leon felipe en sus 75 años
Vedlo otra vez aquí.
De su vieja piel brotan
absurdamente flores
en salvaje melena enmarañadas:

Nadie fue ayer
Nadie fue ayer,
ni va hoy,
ni irá mañana
hacia Dios

Oracion
Señor, yo te amo
porque juegas limpio;
sin trampas —sin milagros—;
porque dejas que salga,

Pie para el niño de vallecas

Bacía, Yelmo, Halo.
Este es el orden, Sancho.


Que lastima
¡Qué lástima
que yo no pueda cantar a la usanza
de este tiempo lo mismo que los poetas que hoy cantan!
¡Qué lástima

Quiero... sueño
No me contéis más cuentos,
que vengo de muy lejos
y sé todos los cuentos.
No me contéis más cuentos.

Revolucion
Siempre habrá nieve altanera
que vista el monte de armiño
y agua humilde que trabaje
en la presa del molino.

Romero solo
Ser en la vida romero,
romero sólo que cruza siempre por caminos nuevos.
Ser en la vida romero,
sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo.

Se todos los cuentos
Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,

Vencidos
Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.


compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru