Poemas de Luis Cardoza y Aragón


Dedicatoria total
Porque nada he deseado 
aparte de tu amor 
nunca perdí mi tierra 
que me invento contigo. 

Entonces, solo entonces... (21)
Cubre tu cuerpo, que está siempre desnudo,
hasta ese último lucero ya sin nombre
que desborda en un grito mudo el cielo.


Entonces, solo entonces... (5)
Olvido y sombra lenta
y sangre sobre plata.

Frente a la dulce muerte,

Entonces, solo entonces...(18)
Todo yo me abro como una ventana
y justa quedas enmarcada en ella.
Me acodo en mí mismo.
Te siento, a veces, como pulpa,

Entonces, solo entonces...(26)
Cuando todo sea gratuito y nada recompensa
y el sueño sea inútil por el milagro fiel y puro.

Cuando encuentren su puerto las tumbas errantes de los mares

Epifania de mazda
Será tan bella un día sí y un día no
que un día sí y un día no
habrá de darme cólera.
El encanto de una mujer ilusoria,

Luna park. poema instantanea del siglo xx
                                                      A Francis de Miomandre

En un Luna Park
El creador filma la Vida,

Maelstrom (fragmento)
El día no quiere despertar
en ti mis sueños se prolongan
lo real imaginario
vivo despierto en tu diluvio

Nieve
Cuando una hormiga cae
ninguno se da cuenta.

Cuando yo estoy sufriendo hasta la médula

Siempre
He vivido casi toda mi vida lejos de mis cielos. 
Pero mis pies están marcados en los códices, 
en la voz profunda de mi pueblo. 
Camino sobre el mar y las nubes que me traje: 

Siempre a miguel angel asturias
He vivido casi toda mi vida lejos de mis cielos.
Pero mis pies están marcados en los códices,
en la voz profunda de mi pueblo.
Camino sobre el mar y las nubes que me traje:

Soledad (v)
Yo canto porque no puedo eludir la muerte,  
porque le tengo miedo, porque el dolor me mata.  
La quiero ya como se quiere el amor mismo.  
Su terror necesito, su hueso mondo y su

Tres poemas
Deja los lirios, cielos, vanidades
de la utilería de vaguedades.
Gloria de la materia necesaria,
¡oh, absoluto unánime en un cuerpo:

Volvia a casa
Volvía a casa entre disparos y engañadas multitudes
ciegas en su tormenta, amado pueblo mío.
Qué trágico, qué duro, qué cruel nuestro destino
de arar sobre el mar y que la luz

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru