Poemas de Luis Gonzaga Urbina


Lubrica nox
Miré, airado, tus ojos, cual mira agua un sediento
mordí tus labios como muerde un reptil la flor;
posé mi boca inquieta, como un pájaro hambriento,
en tus desnudas fromas ya trém

Metamorfosis
Era un cautivo beso enamorado
de una mano de nieve, que tenía
la apariencia de un lirio desmayado
y el palpitar de un ave en la agonía.

Nuestras vidas son los rios
Yo tenía una sola ilusión: era un manso
pensamiento: el río que ve próximo el mar
y quisiera un instante convertirse en remanso
y dormir a la sombra de algún viejo palmar.


Tambien puede leer..

FACUNDO - Domingo Faustino Sarmiento
CASA TOMADA - Julio Cortázar
DE MARÍA NEGRONI
EN LA PEÑA... - Antonio de Villegas
NARCISIANA - Jorge Zalamea
ME FALTA UNA PALABRA - Ángel González
CANCION DE MI PENA DORMIDA - Julia de Burgos
DOMINGO - Eduardo Carranza