Poemas de Luis Llorens Torres


A puerto rico
(A Tomás Carrión)


La América fue tuya. Fue tuya en la corona

Alta mar
Para asomarme, desde mi alma, al mundo
ábrete y serás tú la única puerta.
Ábrete en un amor tan ultrahumano
que se salga del caso de la tierra.

Anhelos
Oh, los anhelos de mi amor insanos.
Quiero empañar tus límpidos cristales
y ver palidecer esos corales
sobre las perlas de tu boca ufanos.

Barcarola
Déjame, niña, bogar,
en el esquife de un verso,
por el oleaje perverso
de tus pupilas de mar.

Bendito sea el diablo
Bendito sea el Diablo, que me amarra
al rojo de su capa y de su pluma,
y mis sentidos en amor sahúma,
y en fuego de dolor los achicharra.

Carnaval
Bella ficción de reinas y de reyes...
Oh, carnaval, alegre carnaval,
que unces tus yuntas de mejores bueyes
y aras la carne en el vaivén del vals.

Dora panchita
A doña Panchita el sol
la hizo de carne trigueña.
El sol la hizo buena moza.
El sol la hizo buena hembra.

El drama del olvido
El- La historia de nuestro amor,
que aún sahúma tu memoria,
fue breve como la historia
de la abeja con la flor.

El negro
Niño, de noche lanzábame a la selva,
acompañado del negro viejo de la hacienda,
y cruzábamos juntos la manigua espesa.
Yo sentía el silencioso pisar de las fieras

Germinal
¿Qué me dicen desplegadas las nubes,
esas nubes de tus tristes ojeras?
¿Qué me dicen tus mejillas tan pálidas,
esas curvas de tus nobles caderas?

Hambre azul
Ensueño que estoy cenando
y que tu espalda es mi mesa,
acostada su blancura,
como en la playa te viera

La cuesta del asomante
Deja, jibarita blanca,
deja que el jíbaro cante
y que a medianoche suba
la Cuesta del Asomante.

La luna durmio conmigo
Esta noche la luna no quiere que yo duerma.
Esta noche la luna saltó por la ventana.
Y, novia que se quita su ropa de azahares,
toda ella desnuda, se ha metido en mi cama.

La negra
(A Félix Matos Bernier)


Bajo el manto de sombras de la primera noche,

Leche de la cabra negra
Como medialuna blanca
en la medianoche negra,
tu blanca piel es la lumbre
que aluza mi hosca tristeza.

Linda rubia
Linda rubia: las otras lindas rubias
saben que tú eres la más rubia entre ellas.
¿De qué áureos medievales, de qué onzas
de virreinos en flor, de qué monedas,

Ojos negros
¡Ojos tuyos! Ojos negros, que el amor los enfurece.
Pupilas que se dilatan ante la azul inmensidad.
Astros donde la luz se ennegrece
para que haya estrellas en la claridad.

Pancho ibero
(A Antonio Pérez-Pierret)


¡Pancho Ibero! Tronco de honda raíz ibérica

Pario la luna
Altamar del Mar Caribe.
Noche azul. Blanca goleta.
Una voz grita en la noche:


Retornelo
La golondrina mansa del recuerdo
se ha posado en mi torre de poeta.
Viene de las difuntas lejanías...
Del lado allá de las aradas sendas...

Treno de mar
Una novia en la playa...
Una vela en el mar...

Los péndulos de hojas,

Valle de collores
Cuando salí de collores
fue en una jaquita baya,
por un sendero entre mayas
arropás de cundiamores.



Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
EL CANTAR DEL MIO CID
HUELO MAL - Gonzalo Osses – Vilches
LA NOCHE Y MI DOLOR - Dolores Veintimilla de Galindo
SONETO XXXII - Garcilaso de la Vega
LAS BRUJAS - Eli Galindo
REBELDE - Juana de Ibarbourou
TE QUIERO COMO A NADIE - Martin Galas
AMAR SIN SER QUERIDO - Manuel Gonzalez Prada

Poemas mas leidos

Acabar con todo - Octavio Paz
El hijo prodigo - Antonio Brañas
Virginal - Francisco Álvarez
Podria decirte tantas mentiras - Gian Franco Pagliaro
Primera palabra - Elena Martín Vivaldi
Carta a jesus arellano - Enriqueta Ochoa
Al volcan de agua - José Batres Montúfar
Poema para un dia cercano - Gonzalo Osses – Vilches
Al pie de la diosa blanca - Daisy Zamora
Los privilegios del pobre - Juan del Valle Caviedes


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru