Poemas de Márgara Russotto


Amado dueño mio
Esa ignorante mujer
cuyo estudio no ha pasado
de ratos
lame la sal de la ausencia

Anotado en los margenes de un libro de astronomia del padre eusebio kino
Pero entonces
si la belleza del saber se esconde
y tenues flotamos en el éter
de quimeras astronómicas surcado

Cilicios, cruces, azotes, mordazas
¡Señor ten piedad!
Para un solo instante
es mucha la turbulencia.


Como a nosotros el tiempo
Los mangos en el plato

como en desmesurado desierto
no se asoman al tiempo.

De todas las que soy
De todas las que soy
poco prefiero
la abeja industriosa en su trajín,
o la cigarra aplastada en el verano,

Las siete virtudes capitales
He de alcanzar
Señor mío
prometo
la abnegación total

Manjar de cebollas
Se hace el almíbar como siempre
y así que esté pronto
desde lo alto se le añade
con displicencia

Un cuerpo
¿Cuántas veces has pecado?
¿Qué partes de ti has palpado
en medio de la noche?
¿Has sentido delectación al introducirte los dedos?



Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
MUELLE - Eyra Harbar
A UNA DAMA VESTIDA DE LEONADO - Luis de Góngora
COPLAS - Gabriela Mistral
PREFERENCIAS - Andrés Trapiello
AMATORIO - Mario Noel Rodríguez
LOS HECHOS SON MUY POCOS... - Amable Sánchez Torres
EL AMOR REALIZADO - Josefina Plá
ENTRE LOS SUELTOS CABALLOS - Luis de Góngora

Poemas mas leidos

Entonces no se que decir - Julio Torres Recinos
Naturaleza muerta - Juan Manuel Roca
De como robert schumann fue vencido por los demonios (i) - Francisco Hernández
Tras los adioses ultimos - Manuel Maples Arce
A un joven poeta - Dionisia García
Diptico en claroscuro - Javier Pérez Walias
Ante la sombra virgen - Juan Ramón Jiménez
Cañal en flor - Alfredo Espino
Viven en nosotros innumeros - Fernando Pessoa
Lejos de ti - Antonio Plaza


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru