Poemas de Melchor de Palau


A la geologia
A mi profesor el distinguido ingeniero

ROGELIO DE INCHAURRANDIETA


A la imprenta
Perdona ¡oh sombra augusta de Quintana!
si es osada mi pluma,
el tema a proseguir que con lozana
inspiración trataste y gloria suma;

A la locomotora
ODA

Watt, Stéphenson, Crámpton, yo os conjuro;
en premio a vuestro infatigable anhelo,

Al carbon de piedra
ODA

Este, que veis, carbón endurecido,
yacer a mantos en terrestre fosa,

Al faro el de nuevayork, la libertad iluminando el mundo
SONETO

Mantos de lumbre tiendes por los mares;
guías la nave al suspirado puerto,

Al polo artico
ODA

¡Dó estás! ¡Por qué te ocultas
con pertinacia tanta,

Crepuscular
¡Cuán plácidas al alma las horas de tristeza
en que la tarde muere, al toque de oración!
Del sol en el cenit, da el rayo en la cabeza,
al ponerse en ocaso, nos da en el cor

El rayo
I

Como caballo salvaje,
saltando de nube en nube,

En clase
Dando vueltas al globo de los mundos,
asombrado un alumno así exclamaba
«en torno a tan pequeños continentes:
¡cuánta agua !»

En el laboratorio
«Voy pesar—me dije el otro día—
una lágrima mía.»
y saqué del armario una balanza
de suma precisión.

Geografia amorosa
Dos partes tiene el mundo, según cuento,
dos partes nada más;
una donde estás tú, mi dulce aliento,
otra donde no e

Glorias efimeras del artista dramatico
e fia con l’opre eterno anche il mio amore.

M. BUONARROTTI (Son. xxxix).


La forma poetica
SONETO

Quien desea encontrar substancia pura
nunca la busca en el revuelto cieno,

La poesia y la ciencia
Muda la lira en la indolente mano;
desceñida la túnica; en el aire
la flotante abundosa cabellera,
que ya no logra sujetar el mustio

La primera vuelta al mundo
A Sebastián Elcano

ODA


La unidad de las fuerzas
SONETO

A mi amigo el escultor Querol


Las plantas insectivoras
ODA

Aun cuando es gigantesca la Natura,
a paso de gigante no camina;

Por ley de herencia
Arrojáronlos, sí, pero en sus ojos
quedó impreso el hermoso panorama
del Paraíso, y la siniestra llama
de aquella espada, fulminando enojos.

Un secreto de las flores
Es cosa averiguada,
por dos naturalistas comprobada,
que influyen los colores
en el aroma de las gayas flores.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru