Poemas de NICOLAS GUILLEN


A veces
las Guillen -

A veces tengo ganas de ser un cursi
para decir: La amo a usted con locura.


Adivinanzas
olas Guillén -

En los dientes, la mañana,
y la noche en el pellejo.
¿Quién será, quién no será?

Agua del recuerdo
¿Cuándo fue?
No lo sé.
Agua del recuerdo
voy a navegar.

Caña
El negro
junto al cañaveral.

El yanqui

Cancion
las Guillen -

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera la primavera!

Canto negro
olas Guillén -

¡Yambambó, yambambé!
Repica el congo solongo,
repica el negro bien negro;

Ebano real
Te vi al pasar, una tarde,
ébano, y te saludé;
duro entre todos los troncos,
duro entre todos los troncos,

El abuelo
olas Guillén -

Esta mujer angélica de ojos septentrionales,
que vive atenta al ritmo de su sangre europea,
ignora que lo hondo de ese ritmo golpea

El agua del recuerdo
las Guillén -

¿Cuándo fue?
No lo sé.
Agua del recuerdo

El arbol
El árbol que verdece
a cada primavera,
no es más feliz que yo,
de nuevo verdiflor.

El negro mar
olas Guillén -

La noche morada sueña
sobre el mar;
la voz de los pescadores

Fusilamiento
olas Guillén -

Van a fusilar
a un hombre que tiene los brazos atados.
Hay cuatro soldados

Glosa
No sé si me olvidarás,
ni si es amor este miedo;
yo sólo sé que te vas,
yo sólo sé que me quedo.

Guadalupe w.i.
POINTRE-À-PITRE

Los negros, trabajando
junto al vapor. Los árabes, vendiendo,

Guitarra
A Francisco Guillén

Tendida en la madrugada,
la firme guitarra espera:

Jose ramon cantaliso
José Ramón Cantaliso,
¡canta liso!, canta liso,
José Ramón.
Duro espinazo insumiso:

La cancion del bongo
Esta es la canción del bongó:
—Aquí el que más fino sea,
responde, si llamo yo.
Unos dicen: Ahora mismo,

La muralla
Para hacer esta muralla,
tráiganme todas las manos:
Los negros, su manos negras,
los blancos, sus blancas manos.

Mariposa
las Guillen -

Quisiera
hacer un verso que tuviera
ritmo de Primavera;

Marti
¡Ah, no penséis que su voz
es un suspiro! Que tiene
manos de sombra, y que es
su mirada lenta gota

Mi patria es dulce por fuera
Mi patria es dulce por fuera,
y muy amarga por dentro;
mi patria es dulce por fuera,
con su verde primavera,

Mujer nueva
Con el círculo ecuatorial
ceñido a la cintura como a un pequeño mundo,
la negra, la mujer nueva,
avanza en su ligera bata de serpiente.

Mulata
Ya yo me enteré, mulata,
mulata, ya sé que dise
que yo tengo la narise
como nudo de cobbata.

Negro bembon
¿Po qué te pone tan brabo,
cuando te disen negro bembón,
si tiene la boca santa,
negro bembón?

Nieve
Como la nieve cae aquí,
nieva también dentro de mí.
(Verlaine con nieve, ¿no es así?)
De ti me acuerdo —ya sin ti.

No sé por qué piensas tu
olas Guillén -

No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa

Palma sola
La palma que está en el patio
nació sola;
creció sin que yo la viera,
creció sola;

Para las decimas de nicolas guillen
Sin aumentar su poder,
Júpier ya no merienda,
y que el instante comprenda
la lucidez sin ceder

Pas de telephone
La lluvia, el cielo gris.
Pas de téléphone
lejos de ti.
(Me duele el corazón).

Pero que te pueda ver
Si es que me quieres matar,
no esperes a que me duerma,
pues no podré despertar.
Muerto,

Piedra de horno
La tarde abandonada gime deshecha en lluvia.
Del cielo caen recuerdos y entran por la ventana.
Duros suspiros rotos, quimeras calcinadas.


Primavera a la vista
las Guillen -

Pulida claridad de piedra diáfana,
lisa frente de estatua sin memoria:
cielo de invierno, espacio reflejado

Problemas del subdesarrollo
Monsieur Dupont te llama inculto,
porque ignoras cuál era el nieto
preferido de Víctor Hugo.


Rosa tu melancolica
El alma vuela y vuela
buscándote a lo lejos,
Rosa tú, melancólica
rosa de mi recuerdo.

Soldado, aprende a tirar
Soldado, aprende a tirar:
Tú no me vayas a herir,
que hay mucho que caminar.
¡Desde abajo has de tirar,

Tengo
Cuando me veo y toco,
yo, Juan sin Nada no más ayer,
y hoy Juan con Todo,
y hoy con todo,

Un poema de amor
No sé. Lo ignoro.
Desconozco todo el tiempo que anduve
sin encontrarla nuevamente.
¿Tal vez un siglo? Acaso.

Un son para niños antillanos
Por el Mar de las Antillas
anda un barco de papel:
Anda y anda el barco barco,
sin timonel.

Una fría mañana
las Guillén -

Pienso en la fría mañana en que te fui a ver,
allá donde La Habana quiere irse en busca del campo,
allá en tu suburbio claro.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru