compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Poemas de Rafael de Leon



Así te quiero
A Conchita Piquer
El día trece de julio
yo me tropecé contigo.


Baladilla de los tres puñales
He comprado tres puñales
para que me des la muerte...

El primero, indiferencia,

Centinela de amor
Te puse tras la tapia de mi frente
para tenerte así mejor guardado
y te velé, ¡ay, amor!, diariamente
con bayoneta y casco de soldado.

Cuatro sonetos de amor
I
Decir "te quiero" con la voz velada
y besar otros labios dulcemente,
no es tener ser, es encontrar la fuente

Duda
¿Por qué tienes ojeras esta tarde?
¿Dónde estabas, amor, de madrugada,
cuando busqué tu palidez cobarde
en la nieve sin sol de la almohada?

Encuentro
Me tropecé contigo en primavera,
una tarde de sol delgada y fina,
y fuiste en mi espalda enredadera
y en mi cintura, lazo y serpentina.

Glosa a la soleá
Menos faltarle a mi mare
to te lo consiento, serrana
menos faltarle a mi mare
que a una mare no se encuentra

La niña de la estacion
Los suspiros son aire y van al aire
las lágrimas son agua y van al mar.
Dime, mujer, cuando un amor se pira,
¿sabes tú dónde va?

La profecia
«Y me bendijo a mi mare;
y me bendijo a mi mare.
Diez séntimos le di a un pobre
y me bendijo a mi mare.

Lluvia (1930) a conchita herrera
¡Te quiero!, me dijiste,
y la flor de tu mano
puso un arpegio triste
sobre el viejo piano.

Mazazo
Sonó la palabra "dinero"
y todo lo echaste a rodar
y en vez de decirte: "Te quiero",
te dije: -¿Qué quieres cobrar?-

Me da usted candela
Chis...Chis...
Perdone “uste” caballero.
¿Quiere “uste” darme candela?
¡Mil grasias!

Muerto de amor
No lo sabe mi brazo, ni mi pierna,
ni el hilo de mi voz, ni mi cintura,
ni lo sabe la luna que está interna
en mi jardín de amor y calentura.

Necesito de ti
Necesito de ti, de tu presencia,
de tu alegre locura enamorada.
No soporto que agobie mi morada
la penumbra sin labios de tu ausencia.

Ojos verdes
I
Apoyá en er quisio de la mansebía
miraba ensenderse la noche de mayo;
pasaban los hombres y yo sonreía

Pena y alegria del amor
A José González Marín

Mira cómo se me pone
la piel cuando te recuerdo.

Pulso de amor
Iba convaleciente
de una herida de amor en el costado;
iba casi inconsciente
cuando te vi a mi lado

Réquiem por federico
I

Lo mataron en Granada,
una tarde de verano

Romance
Yo me acerqué hasta tu vera
con miedo, ¿por qué negarlo?

En las sienes me latían

Romance de aquel hijo que no tuve contigo
Hubiera podido ser
hermoso como un jacinto
con tus ojos y tu boca
y tu piel color de trigo,

Romance de la otra
Los suspiros son aire y van al aire
las lágrimas son agua y van al mar.
Dime, mujer, cuando un amor se pira,
¿sabes tú dónde va?

Triniá
I

Al Museo de Sevilla
iba a diario Juan Miguel

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Siguenos en Facebook

Poemas mas leidos



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru