RESUMEN DE LA OBRA LITERARIA "EL PRINCIPE Y EL MENDIGO
- Mark Twain -
Argumento de "El principe y el mendigo", libro de Mark Twain.
A primera vista, podría creerse que "El príncipe y el mendigo" es una novela histórica. Su espacio se sitúa a mediados del siglo XVI, en la corte de Enrique VIII y en las calles de Londres.

El propio autor, quien es el narrador en la obra, ha dicho que ésta es "una historia que durante generaciones se ha transmitido oralmente de padres a hijos". Pero no hay tal.

Los hechos relatados jamás ocurrieron en Inglaterra, aunque están tratados en forma realista.
Cuando empiezan a apartarse del romanticismo, los escritores norteamericanos iniciaron la búsqueda de la identidad de su país.

Descubrieron, entonces, que detrás de la epopeya colonizadora había graves problemas sociales y raciales, enormes injusticias, enormes diferencias entre pobres y ricos.
EL PRINCIPE Y EL MENDIGO
Mark Twain ya había encarnado esto, a su modo, en sus dos célebres personajes: Tom Sawyer y Huckleberry Fin.

Otros escritores norteamericanos también lo habían hecho. Enriqueta Beecher, con "La cabaña del tío Tom" (1852), había sensibilizado a la opinión pública a favor de los derechos civiles de los negros.

Y Henry Thoreau, en su novela "John Brown" (1859), mostraba cómo un esclavo negro armaba a sus congéneres de raza y luchaba contra los plantadores de algodón sureños.

En "El príncipe y el mendigo" Twain utilizaría nuevamente a dos niños para mostrar las injusticias sociales y la crueldad de las leyes impuestas por los poderosos.

Así, en un mismo día nacen dos niños; uno, el príncipe Eduardo Tudor, el heredero ansiosamente esperado de Enrique VIII; el otro, un niño mísero que nadie deseaba: Tom Canty.
Este último, en medio de la más atroz pobreza, soñó durante años con príncipes, hadas y castillos encantados.

Tanto, que, a pesar de su miseria, se las arreglaba para jugar a que era un príncipe, transformando a los miembros de su pandilla en caballeros y cortesanos.
Una casualidad hace que Eduardo Tudor —quien a su vez soñaba con liberarse del protocolo de la corte— conozca a Tom.

Ambos niños deciden, por juego, intercambiar sus papeles durante un día.
Pero los hechos se desencadenan de tal modo que no logran recuperar sus verdaderas identidades.

Esto permitirá que el príncipe conozca todas las humillaciones, crueldades e injusticias a que están sometidos sus súbditos.
Y que Tom, a su vez, conozca la falta de libertad que sufren los poderosos y su imposibilidad para gobernar con justicia.


Compartir

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter

Tambien puede leer..
ENTRE PAPELES - Nora Méndez
LA VIDA OTRA - Julio César Aguilar
DE FRANCESCO PETRARCA
LA BARCA SIN PESCADOR - Alejandro Casona
LA GERMINADA CARICIA - Ariel Montoya
DE MAROSA DI GIORGIO
QUERIDO HIJO ESTAS DESPEDIDO - Jordi Sierra i Fabra
EL SIGLO DE LAS LUCES - Alejo Carpentier

Poemas mas leidos

Joya abolida para el alma - Giovanni Quessep
De estos cines, claudia... - Ernesto Cardenal
Virgen del camino - Andrés Trapiello
Vocales - Arthur Rimbaud
Breves acotaciones para una biografia - Ángel González
A su hijo del marques de ayamonte - Luis de Góngora
La niña a quien dijo el angel - Lope de Vega
El amor - María Josefa Mujia
Labios del poniente (9) - Jorge Ernesto Olivera
Nada, ni siquiera la verguenza... - María Ángeles Maeso


DiarioInca.com
© 2007 - 2018
Hecho en Peru