Los hombres, ignorantes,glorifican al mundo,
a sus ojos magnífico, siendo despreciable,
y combaten por él unos con otros
como los perros se pelean por un hueso.





Recopilación y traducción de Teresa Garuldo, Universidad Complutense de Madrid