Qué triste es el sonido
que busca las manos
sin devolver ecos.

Qué poco basta
para entregar un labio
al esquema de un beso.

Y en fin qué solos quedamos
cuando un llanto nos sobra
y es inútil toda huída.