Te estoy perdiendo
en cada voz que escuchas
en cada rostro que contemplas,
en cada gesto tuyo,
en cada lugar
que recibe a tu cuerpo.

Ser
como la luz que te envuelve
por la que dejas
un retazo de sombras.

Ser
como la noche
que te obliga
a un pensamiento,
a un deseo, a un sueño.

Ser
una materia leve,
una corriente extensa
que te persigue siempre.

No ser
esto que soy
y que te esta perdiendo.