Diente del Parnaso,  a la par que es una notable muestra de la poesía satírica, es, también, una excelente fuente para conocer las costumbres, las formas de vida se nuestra ciudad. La vida cotidiana está presente en todo el libro.

El poeta nos da una visión aguda, inteligente y popular de la ciudad. Más allá de su violencia verbal, más allá de sus irreverencias y amarguras, los versos de Caviedes nos muestran a un hombre soledoso, a un ser humano dolido por las injusticias.

“Diente del Parnaso” es la expresión del dolor, el desengaño y la rabia de un poeta profundamente humano.

En cualquier tratado de literatura se nos presenta a Juan del Valle Caviedes en función de “El diente de Parnaso”, ejemplo de monotonía, al par que buen ejemplario de galenofobia.

A consecuencia de su obra satírica han circulado multitud de leyendas sobre su vida; lo que sí es probable, como afirma Luis Jaime Cisneros en el mejor estudio sobre Caviedes, es que muriera loco alrededor de 1688.

El nombre de Caviedes está unido a la satírica, junto con Mateo Rosas de Oquendo (fines del siglo XVI), y Esteban de Teralla y Landa (en el siglo XVIII). Si bien toda la obra de Caviedes está escrita en verso, no toda es satírica.

Entre sus poesías religiosas cabe mencionar la “Letanías de dos esdrújulas a María Santísima o su soneto, “A Cristo crucificado”, que recoge una temática de asidua frecuencia literaria:… ”Vos, para darme vida, Señor, muerto/ y yo mirándoos muerto tengo vida/atrozmente parece endurecida/ o el que la tengo no parece cierto”.

Junto a los poemas religiosos tiene algunos filosóficos, como “Definición de la muerte”: “… la muerte viene a ser cumplirse un plazo/ un saber lo que el hombre en vida ignora un instante/ postrero de la hora, susurro que al tocarla deja mazo…”.

La obra central de Caviedes “Historia fatal, hazaña de la ignorancia, guerra física”, conocida comúnmente bajo el nombre de “Diente del Parnaso”, tiene como objetivo ridiculizar a los médicos de Lima, y a unos cuantos en particular, constante blanco de sus dardos.

RESUMEN DIENTE DEL PARNASO - Juan del Valle y CaviedesParecía que Caviedes tuvo mala fortuna en su salud, y que los médicos que lo atendieron no acertaron con sus males o no pudieron curarlos a tiempo. De ello derivaría su encono contra el doctor Machuca, el sabio doctor Bermejo y el doctor Roldan.

En “Coloquio que tuvo con la muerte un medico moribundo”. Caviedes nos da una muestra de su acérrima inquina:”… el mundo todo es testigo muerte de mi corazón, que no has tenido razón de portarte así conmigo.

Repara que soy tu amigo, y que de tus tiros tuertos en mi tienes los aciertos; excúsame la partida, que por cada mes de vida te daré treinta y un muertos… seré el doctor Corcovado que, con emplastados y apodos, birla más que todos porque este mata doblado.

Y aunque siempre anda gibado de las espaldas y pecho, este médico mal hecho, en el criminoso trato, si cura con garabato a matar sale derecho”.

La veta religiosa y metafísica existente en su obra es lo que ha inspirado su semejanza su figura del genial Francisco de Quevedo y Villegas en su ejercicio de los dos hondos caminos de la literatura española; la mística y la picaresca.

En Caviedes es el barroco conceptista el que prima con su sátira y caricatura preñada solo de luces y sombras. Por el hecho de poseer negocios, en los “Cajones de la ribera”, tiendas que se hallaban en la denominada ribera de palacio, se le conocía con el mote de “El poeta de la ribera”. Nadie quería publicar sus versos por audaces.

Su aire de sorna también lo apreciamos en los siguientes versos de, “A mi muerte próxima,”;… “¡Me moriré! Buen provecho. ¡Me moriré! Enhorabuena; pero sin médicos cuervos junto de mi cabecera. Un amigo si esta avisara mi fortuna encuentra, y un franciscano encuentra, y un franciscano que me hable de las verdades eternas, y venga lo que viniere, que apercibido me encuentra, para reventar lo mismo que la cargada camareta”.
                                                 
En el poema, “A un abogado que dejo de serlo para ser médico”, sus venablos envenados de picardías están dirigidos a los hombres de leyes, otra de las victimas del poeta andaluz:…

“Licenciado ambulatorio que medico de abogado, te metes, para tener más concursos de despachos. Récipe los susodichos haces con el nuevo estado; penas de cámaras, ayudas; las peticiones emplastos. Por Avicena y Galeno truecas a Bartulo y Baldo, el derecho por el tuerto, y por tumbas los estrados.

Con defender no comías, y ahora, haciendo lo contrario, te ahítas con ofender, a todo el género humano”. Una de sus más celebradas es, “El canónigo capón”,:…

“Unas misas cobro en huevos el canónigo castrado, porque hay misas de capón, como hay misas de gallo. Cobro en lo que deseaba, aunque ocioso embarazo, si es especie de caudal que no tiene de embozarlo.

Mucho mejor que los huevos, dice el refrán, que es el caldo, pero el nada de esto dice, porque nunca lo ha estilado. Hágalos sin caldos, fritos, porque en él no será extraño/que quien de raso esta en esto, tiene huevos estrellados”.

La obra de Caviedes ha sido comparada con la de Sor Juana Inés de la Cruz, la célebre poetisa colonial mejicana. Esto evidencia la alta estima que tiene la obra de Caviedes entre los especialistas.

Si el único poema de Amarillas es por su belleza una joya de nuestra poesía colonial, la obra de Caviedes es, por su fuerza, uno de los monumentos más importantes.

Libros relacionados