Esta obra narra la historia de Marito o Varguitas, un chico que vive con sus abuelos porque sus padres están fuera del país.

Trabaja en la radio y es en ese lugar en donde nace su interés y gusto por la literatura. Conoce a Pedro Camacho, un autor boliviano que compone guiones para que los pasen por la radio.

Él es su primera inspiración verdadera en gran parte tiene que ver con el hecho de que las historias que escribe se entrelazan con las aventuras del protagonista de la obra por lo que se siente muy identificado.

Asimismo, alrededor de este tiempo comienza una relación con su tía política llamada Julia - cuya hermana, Olga, estaba casada con el tío de Mario Vargas Llosa .

Julia tiene casi el doble de la edad de Varguitas, sin embargo terminan casándose incluso en contra de los deseos de su familia.

RESUMEN LA TIA JULIA Y EL ESCRIBIDOR - Mario Vargas LlosaEs así como se puede apreciar el transcurso de dos historias: por un lado, la relación amorosa del joven escritor Varguitas con una mujer de su familia mayor que él, la tía Julia; y por otro, la desaforada presencia del folletinista Pedro Camacho en la misma emisora de radio donde Varguitas trabaja.

Varguitas es un chico dedieciocho años que vive en Lima.

Estudia derecho y trabaja en la Radio Panamericana como director de informaciones junto a Pascual.

Varguitas explica que le gusta más la Radio Central a pesar de que pertenezca al mismo dueño, los Genaro: padre e hijo.

En Radio central interpretan radioteatros, todo el mundo se interesaba por estos, así que Genaro hijo le explica a Vargas, que ha encontrado un nuevo director de radioteatros, un boliviano llamado Pedro Camacho.

Por otra parte, llega la tía Julia quien también es boliviana y que viene a pasar un tiempo en Perú para escapar del fracaso de su matrimonio.

Al principio a Varguitas la tía Julia no le cae muy bien pero como va a almorzar casi todos los jueves a casa de su tío Lucho, allí la tía Julia lo invita al cine.

Vargas se encuentra a Pedro Camacho y lo invita a tomar algo. Durante la conversación Vargas se da cuenta que Pedro es un tipo totalmente entregado a los radioteatros.

En una charla que mantienen Vargas y Pedro, este le comenta cómo plantea sus radioteatros. A Vargas se le pasa el tiempo y se le olvida a la cita que tenía para ir al cine con la tía Julia. Al día siguiente, se disculpó con unas flores.

Por otra parte, es el cumpleaños desu tío Lucho y pensó en pasar a verlo por la tarde. Cuando llegó allí, decidieron de ir a cenar sus tíos, la tía Julia y él. Al acabar la cena se pusieron a bailar y en ese momento Vargas le dio un beso a la tía Julia, a lo que ella se quedo perpleja y bastante nerviosa.

En otra ocasión, Vargas fue a casa del tío Lucho donde sólo se encontraba la tía Julia. Él intento besarla de nuevo, pero ella se lo impidió. Así que estuvieron conversando la mayor parte del tiempo acerca del matrimonio de ella y también de los radioteatros de Pedro Camacho.

Vargas, interesado en ver en acción a Pedro Camacho, le pidió que le dejara presenciar uno de sus radioteatros y quedó admirado con su trabajo.

La relación entre la tía Julia y Vargas continuaba, pero se tenían que ver a escondidas para no ser descubiertos por la familia.

Vargas se da cuenta de que se está enamorando de ella. Un día mientras estaban juntos su amigo Javier los vio y entonces le tuvieron que contar que estaban juntos. Dos o tres días después, caminaban Vargas y la tía Julia juntos cuando se encontraron a Pedro Camacho, que les invitó a subir a su casa a cenar.

Una vez allí, estuvieron hablando sobre los radioteatros y Pedro Camacholes confesó que para hacer los papeles de cada personaje actuaba o se vestía igual que este.

Vargas continuaba escribiendo cuentos, para poder llegar a ser un buen escritor, que era su gran sueño. Tenía que ir a ver a la tía Julia a casa de sus tíos, pero al llegar allí ella no estaba, ya que había salido con un médico, así que Vargas se puso muy celoso.

Al volver a su trabajo, lo llamó la tía Julia lo que provocó que salieran sus celos a relucir. Más tarde salió a comprar con Pedro Camacho mientras le confesaba sus problemas amorosos, pero Pedro tan sólo podía pensar en sus radioteatros.

Vargas volvió a hablar con la tía Julia, ya que esta fue a verle al trabajo, allí después de una pequeña discusión hicieron las paces. Javier llegó y los invito a tomar algo mientras les contaba sus amores con la prima de Vargas, la flaca Nancy.

Ella sabía que Vargas y la tía Julia estaban juntos, porque Javier se lo había dicho, por suerte ella no comentaría nada a la familia.

Vargas vuelve de estudiar con un compañero de la facultad, cuando invita a Pedro Camacho a tomar algo, este le pide mejor que caminen un rato. Vargas se da cuenta que Pedro está un poco diferente a su actitud normal, ya que loveía más alocado.

Después fue a casa de sus abuelos donde Javier lo invito al teatro, a cenar y a bailar junto con la tía Julia y Nancy. Una vez ya pasados el teatro y la cena, se encontraban con Nancy y la tía Julia ellos dos, cuando se dieron cuenta que habían unos familiares de Vargas.

Esto les hizo pensar que tal vez habían visto juntos a Vargas y a la tía Julia.
Para no despertar suspicacias la tía julia y Vargas habían estado un par de semanas sin verse, en este tiempo Vargas aprovecho para estar con sus antiguos amigos y se dio cuenta que él era diferente ya, debido a que había madurado.

Vargas continúa con su trabajo y ahora además tendría que hacer entrevistas. Uno de esos días en que la tía Julia había ido a verlo al trabajo llegó la flaca Nancy y les comentó que toda la familia sabía lo suyo y que estaban en problemas. A la mañana siguiente, Vargas habló con la tía Julia por teléfono.

Más tarde, cuando regresó al trabajo la tía Julia telefoneó y le dijo que las cosas se estaban poniendo feas ya que los padres de Vargas venían desde Estados Unidos. Entonces Vargas le propuso a la tía Julia que se casara con él.

Vargas le comenta a su prima Nancy que le ha pedido la mano a latía Julia. Nancy le aconseja y le ayuda. Más tarde también se lo cuenta a su amigo Javier. Después le llama la tía Julia y le comenta a Vargas, que ya tenía los boletos para marcharse hacia Bolivia.

Vargas se dirige hacia la universidad para conseguir su partida de nacimiento. Unos días después, Javier y Vargas están buscando un alcalde para que pueda casar a la tía Julia con Vargas, porque tienen un problema, ya que este es menor de edad. Vargas había quedado a las tres del mediodía con la tía Julia, pero esta no llega hasta las once de la noche.

Ellos dos prometen darse amor eterno, así la tía Julia le pide al embajador boliviano que le ayude con los papeles del divorcio, para ella poder casarse con Varguitas.

Tuvieron problemas para encontrar un alcalde que les casara, pero Pascual les comento que su primo, era alcalde en un pequeño pueblo y que tranquilamente les casaría.

Salen de Lima dispuestos a casarse Vargas y la tía Julia acompañados de Javier y Pascual. Al llegar a Chincha donde tenían que casarse y ver que el alcalde no llegaba, fueron a buscarlo.

Lo encontraron en una fiesta y cuando ya por fin, les atendió este les dijo que no les podía casar, ya que Vargas era menor de edad.Probaron en otro pueblo, donde el alcalde de Chincha les comento que allí sí les casarían.

Tuvieron que esperar hasta la noche para ver al alcalde, pero este también les dijo que no podía ser. Hablando con el taxista que les llevaba, descubrieron que se podrían casar en Grocio Prado. A la mañana siguiente se dirigieron allí, pero no estaba el alcalde.

Volvieron a su hotel, Vargas y la tía Julia hicieron el amor varias veces. Más tarde, a las siete les llamó Javier y les explicó que estaba todo resuelto, porque cuando ellos dormían él y Pascual habían hablado con el alcalde de Grocio Prado y les dijo que no habría problema.

Por fin, en Grocio Prado se casaron sin ningún impedimento, Vargas y la tía Julia. Después de la boda Javier y Pascual se marcharon hacia Lima.

Javier informa a Vargas que el padre de este se había enfadado muchísimo cuando se enteró de lo de la boda.

Cuando la tía Julia y Vargas llegaron a Lima, fueron a casa de tío Lucho, donde se dieron cuenta de que aunque les criticaran lo que habían hecho, ellos los apoyaban mínimamente.

Vargas fue a casa de sus abuelos y allí se encontró a su madre, que por supuesto, estaba llorando y también le criticó, porque pensaba queestaba desperdiciando su vida. Más tarde, cuando llegó al trabajo le comentaron que se habían llevado a Pedro Camacho al manicomio, debido a que este había comenzado a introducir en sus radioteatros, numerosas catástrofes y locuras.

Entonces fue cuando llevaron a Pedro al médico y este le diagnostico que tendría que pasar una temporada en el manicomio para poderse recuperar.

Por la tarde, Vargas estuvo con Javier que le enseñó la carta amenazante que le había dejado su padre y decidió que la tía Julia se fuera un tiempo a Chile hasta que se calmaran las cosas.

Después de buscar muchos trabajos para poder ganar algo de dinero y de hablar con su padre, ya más tranquilo, volvió la tía Julia a Lima. Ella y Vargas habían estado separados más de un mes y medio. El matrimonio de Vargas y la tía Julia duró ocho años.

Libros relacionados